| 7/28/2008 12:00:00 AM

Largas demoras en aeropuerto de Buenos Aires

Buenos Aires.- Cientos de pasajeros debieron formar largas filas y esperar por varias horas en el aeropuerto de esta capital el lunes debido a cancelaciones y demoras de los vuelos de Aerolíneas Argentinas por "sobreventa" de pasajes en coincidencia con el inicio del receso de invierno.

En el aeroparque Jorge Newbery, donde parten los vuelos de cabotaje y a Uruguay, en algunos casos los pasajeros debieron esperar más de 12 horas para abordar los vuelos con destino a los principales puntos turísticos del país.

El lunes, el primer día del receso invernal de dos semanas, unos 25 vuelos de Aerolíneas Argentinas y Austral se encontraban demorados, informó la compañía, que acaba de ser reestatizada por deficiencias en el servicio que controlaba el grupo español Marsans desde 2001.

Julio Alak, designado por el gobierno como nuevo gerente general de la empresa, dijo que los inconvenientes se deben a una "sobreventa" de pasajes de los antiguos propietarios y que el problema se agrava ya que la flota de aviones no alcanza a satisfacer la demanda en esta época.

Hace una semana se concretaba el traspaso de Aerolíneas Argentinas y su empresa controlada Austral al Estado argentino después de 17 años privatizada, aunque esto aún debe ser ratificado por el Congreso.

La compañía, que maneja el 85% del mercado de cabotaje, tiene un deuda estimada en unos 900 millones de dólares, ofrece un servicio deficitario y es azotada permanentemente por conflictos gremiales.

La presidenta Cristina Fernández anunció que durante 60 días se analizará cuál es el verdadero estado patrimonial de la empresa. Transcurrido ese plazo, se procederá a una puesta en valor y posteriormente se llamará a licitación con el objetivo de incorporar capital privado.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?