| 6/12/2013 4:46:00 PM

LAN Perú es multada por infringir código de protección del consumidor

La aerolínea LAN Perú, filial de LAN Chile, fue multada con 185.000 soles (unos US$68.500) por haber infringido el Código de protección y defensa del consumidor con impedimentos a sus clientes para cambiar las fechas de los pasajes.

La sanción fue impuesta por el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi), que señaló que LAN Perú transgredió los artículos del Código que "garantizan la protección mínima en los contratos de consumo y el derecho de postergar el servicio en las mismas condiciones pactadas".

Durante la investigación del caso, añadió el comunicado, el Indecopi verificó que LAN Perú cobraba un monto, al que calificaba como "lucro cesante", de 75 dólares a los pasajeros que solicitaban postergar el boleto aéreo, pese a que esto no está permitido por la ley peruana.

Asimismo, el organismo comprobó que esta empresa limitó las oportunidades de los consumidores para solicitar que se postergue el servicio de transporte aéreo, al imponer que sea en una sola oportunidad, a pesar de que la ley no contempla límites.

El Indecopi ordenó a la empresa que "se abstenga, en forma definitiva y permanente, de cobrar" y le indicó que deberá aceptar que se postergue el servicio de transporte aéreo las veces que sean solicitadas por los consumidores, "en la medida que estos cumplan con los requisitos establecidos por la normativa para ejercer dicho derecho".

Asimismo, en un plazo de diez días hábiles, contados desde notificada la resolución, LAN Perú deberá publicar en su página web y durante 30 días la lista de los clientes a los que devolverá los 75 dólares cobrados indebidamente.

El Indecopi añadió que la empresa se encuentra en plazo de apelar esta sanción.

EFE/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?