| 5/19/2011 5:20:00 PM

Labor de pequeños productores es clave para erradicar aftosa de Suramérica

Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), difundido en Chile, sostiene que es clave la participación de pequeños productores para erradicar la fiebre aftosa de Suramérica.

santiago de Chile - "Para erradicar la fiebre aftosa en América del Sur antes del 2020, es fundamental generar políticas específicas y estrategias innovadoras que garanticen la participación y el apoyo a los pequeños productores", recalcó el organismo internacional.

Según la FAO, el 80 % de los predios que están en manos de pequeños y medianos productores en Bolivia, Ecuador, Colombia y Perú están en zonas que aún no están certificados internacionalmente como libres de la enfermedad.

"Estos pequeños productores poseen cerca del 70 % de la población pecuaria susceptible a la fiebre aftosa", advierte el informe de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe de la FAO.

"Sin la participación de los agricultores familiares y pequeños productores, no será posible erradicar la enfermedad, meta que se plantea en el Plan Hemisférico de Erradicación", señaló Tito Díaz, oficial principal de Desarrollo Pecuario de la Oficina Regional de la FAO.

Díaz es líder del proyecto Control Progresivo y Erradicación de la Fiebre Aftosa en la región Andina, ejecutado por la FAO, en conjunto con la Comunidad Andina de Naciones (CAN), los Gobiernos de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, y que cuenta con financiamiento de la cooperación española e italiana.

El proyecto de la FAO se fundamenta en tres ejes: brindar información relevante sobre el impacto de la enfermedad y los beneficios de su erradicación; fortalecer técnica y financieramente los servicios veterinarios oficiales con el fin de fomentar la sustentabilidad de sus acciones y programas; y lograr la asociación efectiva de los productores, con énfasis en los pequeños.

"Estamos trabajando a nivel regional con la CAN y a nivel de cada país combinando el enfoque normativo tradicional de apoyo técnico, con estrategias de educación, comunicación y concienciación que involucren al pequeño productor y a otros actores de las cadenas locales de valor para comprometerlos con la erradicación de la enfermedad", explicó Tito Díaz.

Según la FAO, los beneficios de erradicar la enfermedad son enormes, especialmente para el pequeño productor, ya que les permite evitar las productivas y reproductivas, reduce los costos asociados a las medidas de control y les permite el acceso a nuevos y mejores mercados para comercializar sus productos.

En términos de su seguridad alimentaria, erradicar la fiebre aftosa aumenta la disponibilidad de alimentos (leche y carne) para las familias de los agricultores, concluye el estudio.

 

 

 

efe

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?