| 5/15/2008 12:00:00 AM

La zona del euro crece más de lo esperado en el primer trimestre. Se modera la inflación

BRUSELAS - Una fuerte expansión en Alemania impulsó más de lo previsto al crecimiento económico de toda la zona euro en el primer trimestre, y la inflación se moderó en abril, una combinación de datos que podría hacer que el Banco Central Europeo mantenga sin cambios sus tasas.

El producto interno bruto (PIB) en los 15 países que usan el euro subió un 0,7 por ciento en el período enero-marzo contra el trimestre anterior y se elevó a una tasa anual de 2,2 por ciento, dijo el jueves Eurostat, la oficina de estadística de la Unión Europea (UE).

"La economía de la región está más saludable de lo que se suponía. La inversión aún se incrementa en forma generosa, por lo que el panorama del empleo sigue siendo alentador," dijo Christoph Weil, economista de Commerzbank.

Pero el buen crecimiento difícilmente dure, ya que los aumentos de los precios de la energía y los alimentos están recortando el poder adquisitivo de las familias, mientras que la fortaleza del euro perjudica a las exportaciones, según los economistas.

Además, también se modera la demanda internacional a medida que se desacelera la economía mundial, y pronto se sentirá más el impacto sobre la economía real derivado del racionamiento global del crédito, agregaron los analistas.

"Para el segundo trimestre se puede prever un crecimiento mucho más flojo y el panorama para el resto del año sólo es modesto," dijo Weil.

La Comisión Europea ha proyectado un crecimiento en la zona euro de 1,7 por ciento este año, una moderación desde el 2,6 por ciento en el 2007.

La inflación de la zona euro, que el BCE quiere mantener algo debajo del 2 por ciento, se moderó en abril al 3,3 por ciento interanual desde el máximo histórico de 3,6 por ciento en marzo, según otros datos de Eurostat.

La inflación mensual de abril fue del 0,3 por ciento, alimentada principalmente por un incremento de 1 por ciento en los precios energéticos y una subida de 0,5 por ciento en el costo de los alimentos, las bebidas alcohólicas y los productos del tabaco.

Los economistas dijeron que probablemente el BCE se sienta más aliviado por la desaceleración de la inflación, especialmente porque la lectura subyacente, que descarta precios de alimentos y energía, también cayó.

La inflación subyacente fue del 0,2 por ciento mensual y de 2,4 por ciento anual, una caída desde 2,7 por ciento en marzo.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?