| 9/3/2012 4:30:00 PM

La Unión Europea debe negociar mayor apertura de mercados públicos extranjeros

La ministra francesa de Comercio Exterior, Nicole Bricq, instó hoy a la Unión Europea (UE) a incrementar sus esfuerzos para que las empresas europeas gocen de igualdad de condiciones en los mercados de contratación pública de los países terceros con los que negocia tratados comerciales.

Bruselas. "Francia está convencida de que (las contratación pública en el extranjero) es un factor de crecimiento para las empresas europeas", subrayó Bricq en una rueda de prensa en Bruselas, tras reunirse con los comisarios europeos de Mercado Interior, Michel Barnier, y de Comercio, Karel De Gucht, así como con el presidente de la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo, Vital Moreira.

La ministra recordó que el Consejo Europeo, en las conclusiones de la cumbre celebrada el 28 y el 29 de junio pasado, ya señaló como prioritaria la "rápida" tramitación de la propuesta de la Comisión sobre acceso a la contratación pública en terceros países, a fin de defender sus intereses de manera recíproca con sus socios comerciales y, en especial, con las mayores economías.

En ese sentido, Bricq calificó de "inaceptable" que los mercados públicos europeos estén abiertos a terceros países "y no se beneficien de un acceso equivalente".

En concreto, indicó que el 90 % de los mercados públicos de los países de la UE es objeto de una "apertura transparente", frente al 32 % en Estados Unidos, el 28 % en Japón, el 16 % en Canadá o incluso el "0 % en China, India o Brasil".

Para Bricq, es necesario imponer cuatro condiciones a la hora de aprobar los tratados de libre comercio que la UE negocia actualmente (como con Canadá o India): la reciprocidad, que tengan un efecto positivo en el empleo en Francia, un alto nivel de exigencia social y medioambiental y unas medidas de salvaguarda eficaces para los sectores sensibles.

Dijo en ese punto que ha pedido al comisario De Gucht que responda cuanto antes a la petición de su país de iniciar una supervisión previa de las importaciones de vehículos surcoreanos, al considerar que su incremento tras la entrada en vigor de un tratado de libre comercio con Seúl hace un año está perjudicando a la industria europea.

La cláusula de vigilancia previa de importaciones está prevista en el tratado y es una medida intermedia que la UE puede tomar antes de aplicar cláusulas de salvaguarda, que pueden incluir la reintroducción de aranceles a las importaciones surcoreanas, si certifica que la producción europea ha sido dañada.

El portavoz comunitario de Comercio, John Clancy, informó en un comunicado de que De Gucht continúa analizando la petición del Gobierno francés.
EFE 

                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?