| 4/6/2011 12:40:00 PM

La UE, el FMI y el BCE evalúan el programa de austeridad griego

Representantes de la UE, el FMI y del BCE se reunieron hoy a Atenas con el ministro de Finanzas, Yorgos Papaconstantínu, para evaluar los avances del programa de austeridad de Grecia.

Atenas - La reunión se celebró en medio de conjeturas sobre una posible reestructuración de la deuda de ese país.

Antes de la reunión, celebrada en el ministerio de Finanzas griego, Papaconstantínu fue tajante al decir que "no hay ninguna posibilidad de que Grecia decida reestructurar su deuda".

Los expertos de la Unión Europea (UE), del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Central Europeo (BCE) deben elaborar un informe para otorgarle a Grecia el quinto tramo de 12.000 millones de euros previsto para junio, en el marco del préstamo trianual de 110.000 millones de euros.

Según fuentes gubernamentales, durante las conversaciones de hoy se abordaron nuevas medidas para conseguir un ahorro de unos 1.800 millones de euros este año, y la elaboración de un programa de austeridad para los años 2012 a 2015 con recortes de 22.000 millones de euros.

También se trató sobre la cifra final de déficit del año 2010, que se situó en el 10,6% del Producto Interno Bruto (PIB) según la Agencia de Estadística de Grecia, en vez del 9,5% anunciado hace unos meses.

Para el próximo 26 de abril la Agencia Europea de Estadísticas (Eurostat) anunciará a cuanto asciende el déficit público.

También se puso sobre la mesa el programa de privatización de propiedad inmobiliaria, valorado en unos 50.000 millones de euros hasta el año 2015.

Para ello, un equipo de técnicos extranjeros que llegó el lunes a Atenas se reunió esta semana con los altos oficiales griegos de privatizaciones y de empresas estatales.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?