| 8/19/2005 12:00:00 AM

La UE y China vuelven a hablar sobre la crisis del textil

El resultado probable será la revisión del acuerdo alcanzado entre la UE y China en junio

Representantes de la Unión Europea y China han comenzado hoy su segundo día de reuniones en Pekín para tratar de encontrar una solución al bloqueo de textiles chinos en las fronteras de la UE. El diálogo se ha reanudado en el Ministerio de Comercio, tras una primera jornada de diálogo "amistoso y constructivo" ayer, según ha informado Michael Jennings, portavoz de la Comisión Europea en China.



El Ministerio chino de Comercio calificó de "serias" las conversaciones, según ha informado la agencia estatal Xinhua. El diálogo, que la UE calificó de "técnico, no político", parece encaminado a revisar o enmendar el acuerdo alcanzado entre la UE y China en junio, por el que se impusieron cuotas a las exportaciones textiles chinas en diez categorías. Analistas chinos opinan que las cuotas acordadas entonces son claramente insuficientes, como ha quedado demostrado al agotarse las licencias de 8 de los 10 productos pocas semanas después de entrar en vigor, argumentan.



Importadores y distribuidores europeos, que confiaron en el fin de las cuotas internacionales al comercio textil (el 1 de enero de 2005), habían realizado ya encargos muy superiores a los de años anteriores, sin prever este nuevo acuerdo de junio, que puso freno abrupto al flujo comercial.



Estadísticas del Ministerio de Comercio han revelado hoy que las exportaciones textiles chinas a la UE ascendieron a 2.100 millones de dólares (1.708 millones de euros) en el mes de junio, lo que supone un incremento del 85% respecto al año anterior. Esta cifra es muy superior al crecimiento general de las exportaciones textiles chinas a todo el mundo, cuyo crecimiento fue del 23% interanual, ese mismo mes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?