| 2/27/2009 12:00:00 AM

La UE busca solidaridad en la crisis financiera

BRUSELAS  — Los líderes de la UE se reunirán el domingo para demostrar que mantendrán un frente unido y que tienen un plan para superar la recesión.

Empero, hasta ahora pocos han sido los indicios de solidaridad mientras los gobiernos intentan responder a la crisis del sector financiero y la subsiguiente contracción económica.

Las naciones de la Europa oriental, en especial la República Checa, acusan a Francia de intentar proteger su sector automovilístico pero solamente en las plantas ubicadas en el territorio francés. Además, les preocupa que la recesión les afecte con más dureza debido a la fluctuación de las divisas y la reducción del crédito por parte de los bancos de Europa occidental.

Alemania encara los llamamientos para que rescate las economías de las 16 naciones de la UE — especialmente Irlanda, Grecia, Portugal, España e Italia — que usan el euro. Los funcionarios alemanes dieron a entender que es posible una ayuda colectiva, aunque se niegan a concretar un plan de acción.

"Debemos trabajar juntos los próximos tres meses para desarrollar ideas concretas que den esperanza y garantías a los ciudadanos europeos", dijo el presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso en una carta enviada a los 27 líderes de la UE.

El repunte del sector financiero es una prioridad, agregó, mientras la UE intenta contener la crisis mediante directrices a los gobiernos para que adquieran los activos improductivos de los bancos, lo que quizá les permita prestar más dinero a empresas y consumidores.

El brazo ejecutivo de la UE estudia además nuevas normas para incrementar la supervisión de los mercados financieros antes de la reunión del G-20, con Estados Unidos, India, China y otras naciones para intentar enmendar el sistema financiero global.

En ninguna parte de Europa es más visible la recesión que en la congelación del crédito y el declinante sector automotor — el mayor del mundo — que en un año normal produce 18 millones de vehículos y emplea 12 millones de personas directa e indirectamente.

En enero, las ventas europeas de vehículos se contrajeron un 27% y las de camiones un 35%. Las exportaciones al resto del mundo se encuentran en caída libre.

La UE deja a los gobiernos nacionales la tarea de rescatar a sus sectores automovilísticos. El plan francés para inyectar 7.500 millones de euros en las empresas automotrices Peugeot Citroen y Renault hizo que las naciones de la Europa oriental se quejaran de que París quizá les obligue a trasladar la producción de las zonas con mano de obra barata a Francia.

El plan, analizado ahora por la Comisión Europea, hizo que los líderes de Polonia, Hungría, Eslovaquia, la República Checa, los tres estados bálticos y Rumania protestara airadamente.

 

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?