| 4/12/2011 2:40:00 PM

La UE aprueba nuevas sanciones contra Libia relacionadas con gas y petróleo

La Unión Europea (UE) ha aprobado hoy nuevas sanciones contra Libia relacionadas con su sector energético al imponer restricciones a veintiséis empresas, casi la mitad de las mismas explotadoras de petróleo y gas.

Luxemburgo - Las sanciones de hoy se suman a las ya en vigor, que afectan a la compañía nacional petrolera NOC y a cinco de sus empresas filiales, además de personalidades y entidades vinculadas al régimen de Muamar el Gadafi.

Los nombres de las nuevas compañías afectadas se harán públicos en los próximos días, cuando la decisión se publique en el diario oficial de la UE.

"El Consejo ha aprobado hoy nuevas medidas restrictivas (...) contra el régimen e impondrá otras adicionales si es necesario para impedir la financiación" del gobierno de Muamar el Gadafi, los ministros de Exteriores de la UE en las conclusiones de su reunión en Luxemburgo.

Además, también se han impuesto restricciones de visado y congelación de activos a dos nuevas personalidades vinculadas al régimen de Gadafi.

Con estas últimas sanciones, los Veintisiete ya han prohibido la entrada en la UE a 38 personas relacionadas con Gadafi y han congelado las cuentas bancarias en los países de la Unión Europea a 39 personas físicas y 46 entidades.

Según el ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, la medida supondrá en la práctica un "embargo" del petróleo libio, principal fuente de ingresos del país.

La UE, sin embargo, se niega a hablar de "embargo", pues según fuentes diplomáticas quiere evitarse que las sanciones afecten a las recién iniciadas exportaciones de crudo de los rebeldes libios.

En las últimas semanas, la UE ha insistido en que no quiere poner trabas a esas ventas siempre que se garantice que los ingresos no llegan al régimen de Gadafi.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?