| 12/14/2010 1:40:00 PM

La tarjeta de embarque con código de barras acaba con la de banda magnética

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) anunció hoy la plena implementación en todo el mundo de la tarjeta de embarque con código de barras, que sustituye a la de banda magnética, y que acelerará los embarques.

Ginebra.- "Las tarjetas de embarque con banda magnética están de camino hacia el museo de historia, junto al billete de papel", subrayó en un comunicado el director general y consejero delegado de la IATA, Giovanni Bisignani.

El proceso de embarque en los aviones se acelerará gracias al uso completo de tarjetas de embarque con código de barras, que permite al pasajero la facturación desde sus casas, en máquinas en aeropuertos e incluso a través del teléfono móvil.

Además, un único código de barras puede servir para varios vuelos, lo que a su vez facilitará y simplificará el viaje a aquellos pasajeros que deban cambiar de aerolínea durante su escala.

"Las aerolíneas se ahorrarán US$1.500 millones (1.117 millones de euros) anuales gracias a esta medida", señaló Bisignani, quien justificó su cálculo en los más de 2.000 millones de tarjetas de embarque que hasta ahora se imprimen cada año.

Los pasajeros de primera clase también podrán beneficiarse de su tarjeta de embarque en servicios como las salas "VIP", o para saltarse las colas en los arcos de seguridad previos a la zona de embarque.

La tarjeta con banda magnética se ha usado desde 1983, pero requiere de impresoras caras en los mostradores de facturación en los aeropuertos, o en las máquinas que imprimen el billete, lo que limita los puntos donde el pasajero puede obtener su pase.

La IATA introdujo en 2005 los patrones que debían regir los códigos de barras de dos dimensiones, y las aerolíneas aprobaron en 2008 que este sistema estuviera disponible desde los teléfonos móviles.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?