| 9/2/2005 12:00:00 AM

La República Dominicana, quinto país centroamericano en ratificar el Cafta

Los parlamentos de Costa Rica y Nicaragua deben ratificar todavía el tratado que ya ha sido aceptado por E.U., El Salvador, Guatemala, Honduras y República Dominicana

República Dominicana se ha convertido en el quinto país en ratificar el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y E.U. (Cafta). La Asamblea Legislativa dio luz verde al acuerdo comercial, que ya aprobó el Senado el pasado 26 de agosto, con un gran respaldo de los diputados: 118 votaciones a favor, cuatro en contra y una abstención, de un total de 123 legisladores que se encontraban en el hemiciclo. Ahora, el Congreso deberá enviar el tratado al Poder Ejecutivo para su promulgación.



Sin embargo, algunos parlamentarios contrarios a la aprobación, como el líder de la Fuerza Nacional Progresista (FNP), Pelegrín Castillo, cuyo partido forma alianza con la formación política gobernante, Partido de la Liberación Dominicana (PLD), ha criticado que no se haya conformado una comisión para analizar los efectos del Cafta.



La población dominicana tampoco parece estar satisfecha con el acuerdo comercial, ya que según la empresa encuestadora Cid- Gallup, el 60,8% de los ciudadanos considera que el Cafta perjudicará a los productos agrícolas, ganaderos así como los industriales nacionales y aumentará la injerencia de E.U. en los asuntos internos del territorio.



Los parlamentos de Costa Rica y Nicaragua deben ratificar todavía el tratado que ya ha sido aceptado por E.U., El Salvador, Guatemala, Honduras y República Dominicana. El Cafta fue firmado por estos siete países en mayo de 2004, pero para su entrada en vigor es necesario la luz verde de los respectivos parlamentos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?