| 6/13/2012 4:49:00 PM

La pelea por las Malvinas llegará a la ONU

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, y legisladores malvinenses expondrán sus antagónicos puntos de vista sobre la soberanía de las Malvinas en una sesión del Comité de Descolonización de la ONU que tendrá lugar mañana, día en que se cumplen 30 años del fin de la guerra argentino-británica.

Fernández será la primera jefe de Estado que intervendrá en ese Comité en su historia y reivindicará los derechos de soberanía sobre el archipiélago del Atlántico sur y otras islas cercanas, además de reclamar que el Reino Unido cumpla con las resoluciones de la ONU que instan a ambas partes a negociar.

A la presidenta argentina le responderá no el Reino Unido, que controla las islas desde 1833 y considera la presencia de ella en el Comité "desafortunada" y "extraña", sino integrantes de la Asamblea Legislativa de las Malvinas, donde mañana se celebrará la rendición de las tropas argentinas que desembarcaron en las islas el 2 de abril de 1982, lo que desató una corta pero cruenta guerra.

En medio de las celebraciones por el denominado Día de la Liberación, el Gobierno malvinense anunció este martes que en 2013 los isleños se pronunciarán en un referendo sobre si quieren o no seguir siendo británicos.

En un comunicado divulgado hoy, la Cancillería argentina instó al Reino Unido a asistir mañana "al Comité de Descolonización abandonando su política de ignorar los organismos de las Naciones Unidas".

Además, las autoridades del país suramericano manifestaron su compromiso a "iniciar mañana mismo las negociaciones (con el Reino Unido) en los términos que resuelva el Comité de Descolonización.

El Gobierno británico, por su parte, acusó hoy a Argentina de actuar de manera "agresiva" hacia los habitantes de las Malvinas pese a insistir en que busca recuperar las islas del Atlántico Sur a través de medios pacíficos.

El primer ministro británico, David Cameron, indicó en el Parlamento que Argentina "ha tratado de ocultar de forma continuada" la opinión de los habitantes de las Malvinas y expresó su deseo de que "Argentina escuche" la voz "alta y clara" que emitirán en el referéndum de 2013.

Además, el secretario de Estado para Europa, David Lidington, señaló que mientras el actual Gobierno argentino afirma apoyar los medios pacíficos para recuperar las Malvinas, "su comportamiento hacia los isleños sigue siendo agresivo de muchas maneras".

Los enviados de los malvinenses a la ONU también hablaron, al igual que el Gobierno de Estados Unidos, que por medio de una portavoz subrayó su neutralidad en este asunto e instó a las partes enfrentadas a encontrar una "solución pacífica".

"No creo que el referéndum cambie la actitud del Gobierno de Argentina, pero mostrará al resto del mundo que los malvinenses queremos mantener las cosas como están. Estamos contentos siendo un territorio de ultramar del Reino Unido", dijo hoy el legislado Roger Edwards en declaraciones a Efe en Nueva York.

Él y su colega Mike Summers anunciarán mañana oficialmente ante el Comité de Descolonización la convocatoria de una consulta en 2013 para que los "kelpers" (malvinenses) se pronuncien sobre el futuro que quieren para las islas.

La delegación malvinense quiere reunirse con Fernández para explicarle su "preocupación ante los actuales movimientos de Argentina" y ha hecho gestiones para ello, según dijeron a Efe.

Según Edwards, se conformarían "con darle la mano a la presidenta" en la reunión del comité.

Fernández, en el poder desde 2007, estará arropada mañana por una comitiva de casi un centenar de personas, entre ellas excombatientes en la guerra de las Malvinas, donde hubo más de 900 muertos, más de la mitad de ellos argentinos.

Los excombatientes británicos rindieron hoy homenaje a los caídos en la guerra en una ceremonia encabezada por el secretario de Estado británico para América Latina, Jeremy Browne, en el cementerio de San Carlos en la isla Falkland East, la isla Soledad para los argentinos.

Los excombatientes depositaron flores en las tumbas de los caídos británicos en el conflicto, según informó la agencia británica Press Association, y visitaron también algunas de las zonas donde se libraron las batallas más importantes en la contienda de 1982.

Browne, que llegó el lunes a Puerto Stanley (Puerto Argentino), capital del archipiélago, rindió además tributo a los argentinos muertos en la contienda en el cementerio Darwin, también en la isla Soledad.

La tensión entre Argentina y el Reino Unido se agravó en 2011 por la decisión del Mercosur (Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil) de impedir el amarre en sus puertos de barcos con bandera malvinense.

A esto se sumó el malestar de Argentina por la presencia del príncipe Guillermo, nieto de la reina Isabel II de Inglaterra, en el archipiélago para cumplir una instrucción militar y el envío de un destructor británico al Atlántico Sur.

Y también el malestar del Reino Unido por nuevas normas legales argentinas para castigar a empresas con actividades en las islas o en las aguas que las rodean.

Apenas 3.000 habitantes viven en este archipiélago del Atlántico Sur que está a más de 12.500 kilómetros de distancia del Reino Unido y a unos 700 kilómetros de las costas del sur de Argentina.

Argentina y el Reino Unido lograron normalizar sus relaciones en 1990, como resultado de negociaciones primero secretas y luego públicas en las que deliberadamente quedó al margen el tema de la soberanía del archipiélago del Atlántico sur.

Ambos Gobiernos se acusan mutuamente ahora de usar el asunto de las islas para tapar problemas internos. 

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?