| 10/13/2010 1:20:00 PM

La OPEP posiblemente no variará sus cuotas de producción

Los ministros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo reunidos el jueves presumiblemente mantendrán las actuales cuotas de producción para enviar un mensaje de estabilidad a las economías ávidas de combustibles que recién empiezan a salir de la recesión.

Viena.- Los países de la OPEP no quieren socavar la confianza en la recuperación económica mundial y han sugerido esta semana que están cómodos con los precios actuales, que han rondado entre US$75 y US$85 el barril en los últimos meses.

De todos modos la debilidad del dólar es una incógnita. Mientras la OPEP comparte la preocupación de que un alza súbita en los precios petroleros podría perjudicar una recuperación económica débil —y por lo tanto reducir la demanda_, sus estados miembros que venden sus productos en dólares pierden cada vez que se debilita la divisa estadounidense.

"La caída del dólar podría arrastrar el mercado", comentó el corredor y analista Stephen Schork, sugiriendo que la reunión del jueves por lo menos podría considerar una reducción en respuesta a la debilidad de la divisa.

El precio del crudo, sin embargo, ha subido en los últimos días debido a que los inversionistas abandonan el dólar para acudir a las materias primas, incluso el petróleo. El mayor costo equilibra más o menos la debilidad de la divisa, debilitando a su vez el argumento de aumentar los precios reduciendo la producción.

Además, la producción de la OPEP tiende a aumentar a medida que cae el dólar, mientras los productores aumentan la producción para compensar los menores ingresos. Se calcula el cumplimiento actual de las cuotas en poco más del 50%.

Eso significa un exceso de producción de unos dos millones de barriles diarios para un total de unos 27 millones de barriles por día.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?