| 12/17/2010 1:40:00 PM

La Niña estimula alzas de precios en materias primas

El clima afectado por La Niña, desde Sudamérica a Australia y el sur de Asia, se extenderá hasta principios del año próximo, alterando la producción de la temporada e incentivando posiciones largas en granos y materias primas agrícolas, en fuerte alza desde que comenzó el fenómeno a mediados del 2010.

Singapur.- Los patrones estacionales normales de producción del trigo, caucho, café, y aceites de soja y palma, entre otros, fueron perturbados en los países afectados directamente por La Niña, a raíz de cambios de temperatura en el Océano Pacífico y en relación a las lluvias anormalmente abundantes en Australia y el sur de Asia y las condiciones más secas en Sudamérica.

"El mercado está siguiendo al clima. Aun creemos que la apuesta correcta es tener posiciones largas en granos", dijo Jonathan Barratt, director general de Commodity Broking Services en Sidney.

El tiempo húmedo en zonas clave del caucho en Tailandia e Indonesia disparó los precios del caucho para neumáticos a un alza de más del 30 por ciento desde que comenzó la anomalía climática, mientras que el aceite de palma subió más del 50 por ciento.

Lluvias impulsadas por La Niña también obligaron a que Australia recorte su proyección de exportaciones de azúcar por un cuarto y que rebaje las expectativas sobre la cantidad de trigo de alta calidad disponible para la exportación, además de demorar la cosecha de café en Indonesia y Vietnam.

El clima seco en Argentina afecta a los mercados globales de cereales al acercarse la etapa de floración del maíz, momento en el cual la insuficiencia de lluvias puede causar mucho daño. El maíz de Chicago subió más del 60 por ciento desde julio.

Meteorólogos de Estados Unidos, Australia y Malasia ven un patrón que se extiende más de lo usual hacia el primer trimestre del 2011, con una fuerza que se considera históricamente excepcional.

"Hemos tenido Niñas fuertes ocasionalmente, digamos más o menos cada 50 años, pero hay señales de que esto no es como algunas de las Niñas que tuvimos en el pasado", dijo David Jones, responsable de Monitoreo y Predicción Climática en la Oficina de Meteorología australiana, en Melbourne.

El viernes la oficina predijo un clima anormalmente húmedo en zonas clave de cultivos de Australia durante los próximos meses, un panorama que llevó a un alza de los futuros de trigo estadounidenses.

Los futuros del trigo están cerca de los máximos en cuatro meses luego que unas lluvias torrenciales devastaron el cultivo de Australia, obligando a la reclasificación de gran parte de su cosecha de trigo de primera calidad, para pan y pastas, en cereal destinado a alimento de animales.

En Estados Unidos, la suerte del trigo duro rojo de primavera, una variedad también valorada por su alto contenido en proteínas y usada para el pan, pende de un hilo tras las sequías en Kansas y Colorado, mientras Canadá podría quedarse sin sembrar trigo, colza y avena luego de las lluvias sin precedentes del 2010.

Agricultores sojeros de Brasil también han expresado nerviosismo, ya que muchos esperan desde hace dos meses las lluvias de primavera, lo que presenta un dilema sobre si habría que arriesgarse a plantar el cultivo, solo para tener que volver a sembrar si las primeras semillas germinan y luego se marchitan en un suelo seco.

Inflación

El impacto es global pues las alteraciones del suministro afectan a los precios de los mercados de materias primas internacionales que sirven de referencia para los alimentos y que suelen situarse lejos de las regiones que sufren los patrones climáticos anormales.

A su vez, el alza de los precios de los alimentos impulsa la inflación en muchos países.

"El alza que vimos en las materias primas básicas sin duda aplica una presión hacia arriba sobre el precio de los productos alimentarios finales", dijo Luke Mathews, un experto en estrategias sobre materias primas del Commonwealth Bank of Australia en Sidney.

"La inflación de los precios alimentarios es bastante severa en China e incluso en muchas otras partes del mundo. Sin duda parece que el sistema de La Niña se estableció en el patrón climático de la etapa actual", agregó.

Los países consumidores como China, el principal importador de soja, no tienen otra opción que pagar más por la importación de aceites, cereales y caucho.

El crecimiento de China es una nota positiva en una economía global que en general se encuentra estancada, pero las presiones inflacionarias también aumentaron, llevando al banco central a incrementar los coeficientes de reservas bancarias varias veces este año y aumentar las tasas de interés una vez.

En China, La Niña se ve también como un factor en las temperaturas muy bajas del invierno, cuando de cosechan cultivos como trigo, caña de azúcar y colza.

El clima afectado por La Niña también impactó en las operaciones mineras de hierro y carbón en Indonesia y Australia, donde abundantes lluvias inundaron minas e interrumpieron el transporte, también afectando a China, que es el principal consumidor.

No siempre una maldición

Pero La Niña también puede aumentar la producción, con lluvias que preparan el escenario para cosechas mejores en los cultivos de la próxima campaña y benefician ciertas regiones al asegurar suficientes precipitaciones durante el monzón del verano.

Mientras que la proyección para la producción de caña de azúcar de este año en Brasil, el principal productor, se redujo varias veces debido a sequías, el azúcar prospera en el segundo productor, India. La lluvia en India también ayuda a otros cultivos, como el trigo, el arroz y las oleaginosas.

REUTERS

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?