| 6/19/2011 9:00:00 AM

La mayor parte de la contaminación en Israel proviene de Europa

La mayor parte de la contaminación medioambiental en Israel proviene del continente europeo y en menor medida del Norte de África, regiones ambas de las que proceden las corrientes aéreas que entran en el país durante dos de cada tres días del año.

Así lo revelan una serie de estudios realizados por la Universidad Hebrea de Jerusalén y por el Instituto Weizman de Rehovot, de los que se desprende que materiales tóxicos llegan por aire y en partículas de polvo de zonas desérticas en el norte de África, informa el diario Haaretz.

El informe, que será presentado esta semana en la Conferencia Presidencial de Israel durante los próximos martes y jueves, indica que era conocido que la contaminación local se desplazaba desde largas distancias pero que no se sabía hasta ahora de dónde procedía.

Las corrientes de aire proceden dos tercios del año de Europa occidental y oriental, y el resto del Norte de África, Jordania y Arabia Saudí.

"Hemos descubierto que polvo del desierto que hemos recogido y examinado en Jerusalén contiene metales tóxicos y pesticidas", dijo al diario Yigal Erel uno de los investigadores.

Los contaminantes en este caso provenían de suelo desértico contaminado en Egipto, por ejemplo de la actividad industrial alrededor de El Cairo.

En verano, descubrieron partículas de polvo contaminadas provenientes de Europa y que contenían metales pesados como níquel, zinc y plomo.

Esta contaminación suele acumularse en los días más fríos del verano y en términos relativos llega a ser más grande que la contaminación local, según los resultados del informe.

Por la misma inercia de los vientos, la contaminación israelí es trasladada hacia el este y los investigadores apuntan a Jordania como uno de sus destinos.

 

(EFE)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?