| 3/28/2011 8:40:00 AM

La llegada del "sakura" a Tokio pone una nota de optimismo tras el terremoto

La época de cerezos en flor, conocida como "sakura", comenzó hoy en Tokio con el anuncio de las primeras floraciones, un acontecimiento muy esperado por los japoneses que pone una nota de optimismo tras el devastador terremoto y tsunami del 11 de marzo.

Tokio - La Agencia Meteorológica de Japón anunció hoy que las primeras flores de cerezo, conocidas como "someiyoshino", ya se pueden observar en el santuario de Yasukuni, lugar donde tradicionalmente se observan las floraciones más tempranas de la primavera en Tokio.

No obstante, este año la llegada del "sakura" se produce seis días más tarde que en 2010 por un invierno más frío.

Se espera que justo dentro de una semana las floración del cerezo llegue a su punto máximo en la capital de Japón, lo que cada año motiva que miles de personas salgan a la calle a celebrar el "hanami", los picnic festivos de esta época.

Algunos japoneses opinan que el "sakura" y el "hanami" ayudarán a elevar el ánimo del país después del devastador terremoto y tsunami, que arrasó la costa noreste de Japón y ha provocado más de 27.000 muertos y desaparecidos.

Según dijo a Efe la Agencia Meteorológica de Japón, el instituto mantendrá la publicación de estadísticas para adelantar la llegada del "sakura" a los habitantes de las tres provincias más afectadas por el terremoto de 9 grados de hace diecisiete días.

El 14 de abril el "sakura" llegará a Fukushima; el 15 a Sendai, capital de la provincia de Miyagi, y el 21 de abril a Morioka, capital de la provincia de Iwate.

Estas tres regiones han sido las más afectadas por el terremoto del día 11 y en ellas se concentra el mayor número de víctimas y aún permanecen en refugios cientos de miles de personas que han perdido su hogar.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?