| 8/27/2012 3:00:00 PM

La industria de los celulares en India quiere ser más verde

Cerca de mil millones de personas utilizan teléfonos celulares en India y una red de torres de transmisión les ayudan a seguir hablando.

Pero mantener estas torres en funcionamiento las 24 horas del día, siete días a la semana, consume mucha energía.

Las torres ubicadas en zonas urbanas están generalmente conectadas a la red nacional de suministro eléctrico.

Pero la mayor parte de las localidades en India no recibe un suministro constante o de buena calidad, y más del 60% de las torres dependen de generadores que funcionan a base de diésel.
Cada torre requiere casi la misma cantidad de energía que un hogar medio en las zonas urbanas.
Pero con 400.000 de ellas en todo el país, y muchas más en planificación, el total de consumo energético es enorme, y quizá no sea sorprendente que India esté buscando una transición hacia una energía más limpia.

Salto a una energía híbrida
La industria de telecomunicaciones es uno de los consumidores más grandes de diésel en India con cerca de dos mil millones de litros al año, algo que es a la vez caro y contaminante.
El regulador local de las telecomunicaciones recomendó que las empresas reduzcan su dependencia del diésel y disminuyan las emisiones de carbono en un 50% en las torres rurales y un 20% en las torres urbanas.

Su solución es hacer funcionar estas torres con electricidad híbrida, una combinación de energía renovable y eléctrica. Pero los expertos advierten que esto no será fácil.

"El combustible supone para mí el costo y pérdida más grande actualmente"
Devender Singh Rawat, director ejecutivo de Bharti Infratel
Mohit Rana, de la empresa consultora AT Kearney, dice que la energía solar es actualmente la más eficiente, pero incluso este tipo de energía no es barata.

"Para hacer el cambio, las compañías necesitan una inversión adicional de alrededor de US$15.000. Al menos en este momento, la industria no considera viable incurrir en este gasto", explica.

Pero reducir la dependencia del diésel es algo en lo que el sector ya está trabajando.
AT Kearney calcula que casi el 50% de la huella actual del carbón del sector de las telecomunicaciones se puede atribuir al diésel.

Grandes ahorros
Cerca de mil millones de personas usan teléfono celular en India.

Bharti Infratel es una de las empresas que intenta cumplir con estos objetivos. La compañía tiene más de 33.000 torres, de las cuales cerca de 9.000 están en zonas fuera de la red o pobremente suministradas.

Pese a que el gobierno financia parcialmente el diésel, es una opción cara.
"El combustible supone para mí el costo y pérdida más grande actualmente", dice Devender Singh Rawat, director ejecutivo de Bharti Infratel.

"Los costos de combustible pueden variar desde 5.000 rupias (US$90) hasta 40.000 rupias (US$720), dependiendo de la disponibilidad de la red eléctrica en la zona".

La empresa comenzó a cambiar hacia fuentes de energía sostenibles en más de 1.000 torres.
Esto condujo a ahorros de cerca de siete millones de litros de diésel por año.

Competencia feroz
Pero las compañías de telecomunicaciones no pueden permitirse asumir el rol de generar electricidad ellas mismas.

Esto creó una oportunidad para los empresarios, que miran a la tecnología como un medio para ser más ecológicos y obtener beneficios.

"El modelo existente es el de tener plantas energéticas muy grandes y redes de transmisión ineficientes" Anil Raj, de OMC Power

OMC Power es una empresa que está instalando plantas de microelectricidad para compañías de telecomunicaciones en localidades rurales.
Explotarán fuentes energéticas verdes como la solar, eólica y de biogas, y proporcionarán una fuente energética limpia en áreas remotas.

Anil Raj, de OMC Power, dice que habrá un gran cambio en la manera como se consume la energía en India. "El modelo existente es el de tener plantas energéticas muy grandes y redes de transmisión ineficientes”, señala.

"Así que generas energía en un lugar lejano y después la traes a través de líneas de transmisión y la distribuyes aquí.

"Eso está cambiando. Lo que vamos a ver ahora es que generas y consumes la energía localmente".
El desafío más grande sigue siendo la viabilidad comercial de la energía verde.

Pero las empresas esperan que las compañías propietarias de las torres puedan ser los clientes que sirvan de apoyo en una ubicación remota y que la energía extra se pueda distribuir a las áreas residenciales alrededor de ellas.

Raj sostiene que la energía que produzcan se compartirá entre la compañía de telecomunicación y la comunidad local, que recibirá pequeños paquetes de baterías que se pueden utilizar para iluminar una casa o cargar pequeños dispositivos.

OMC Power espera que, al utilizar un híbrido de técnicas, los costos se puedan mantener bajos, dado que habrá poco o ningún desperdicio.

Controlar los precios será importante puesto que el mercado de las telecomunicaciones en India sufre pérdidas de ingresos y una competencia feroz.

En un intento por desarrollar más el mercado, se espera que el país incorpore 300.000 torres en los próximos cinco años.

Salvo que se desarrolle pronto un modelo de energía limpia eficaz, muchos temen que los costos de combustible desangren a una industria que ya está fuertemente endeudada.

BBC

                                                              
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?