| 11/1/2012 10:00:00 AM

La fortaleza del sistema financiero de México

El Banco de México (Banxico) afirmó que el sistema financiero del país se encuentra sólido y protegido de la crisis en Europa, aunque advirtió que existen "focos rojos" que pueden afectar a la economía mexicana.

"No vemos ningún desequilibrio que ponga en riesgo al sistema financiero", dijo en rueda de prensa en la capital mexicana el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

El sistema bancario está bien pertrechado y ha tenido un desarrollo muy positivo comparado con la situación en el exterior, por lo que el "escenario es bastante favorable y no tenemos ninguna preocupación", apuntó al presentar el reporte anual sobre el sistema financiero.

Agregó que "el mercado reconoce que las instituciones financieras mexicanas están muy sanas y eso se ha reflejado en la colocación reciente de las acciones de Santander México" en los mercados internacionales por más de 4.000 millones de dólares.

Asimismo, el banquero central descartó que pueda existir un contagio de la crisis de la banca extranjera hacia sus filiales en México, debido a que éstas no están transfiriendo recursos a sus matrices en el exterior.

"El hecho de que sean filiales y no sucursales le dan una gran fortaleza, porque tienen capital propio, reservas propias y su propia fuente de fondeo", aseguró Carstens.

Recordó que recientemente las autoridades financieras de México establecieron límites para evitar que las matrices pudieran retirar más del 25 % del capital básico de sus filiales, operaciones que deben contar con una autorización del Banco de México.

También se estableció la prohibición de que las filiales compren cartera de crédito o les traspasen activos del exterior, "sobre todo con personas vinculadas".

"No estamos viendo a las filiales mexicanas dándole financiamiento a sus matrices, ni comprándole cartera indebida", dijo el funcionario, quien agregó que el esquema de subsidiarias ha funcionado bien y le resta vulnerabilidad a la economía.

Pese a la fortaleza del sistema, destacó que siempre analizan los riesgos o focos rojos para estar preparados para reaccionar ante cualquier y fortalecer al sistema "en caso necesario".

Entre los riesgos, "aunque ninguno que pudiera afectarnos desde el punto de vista sistémico", mencionó un mayor debilitamiento de la economía mundial, que podría afectar la tasa de crecimiento de México, así como la salida de flujos de capital hacia otros países.

También señaló la posibilidad de que se complique la situación fiscal de EE.UU., principalmente si se materializa el denominado "precipicio fiscal", una política de recortes drásticos para reducir el déficit, que afectaría el dinamismo económico en ese país, que su vez tendría un impacto negativo en México.

Sobre el manejo interno de los bancos, el titular de Banxico dijo que no hay preocupación por el nivel de morosidad, que consideró bajo, y aseguró que las familias mexicanas no están endeudadas.

"Las familias mexicanas son ahorradoras netas, tienen más activos que deuda financiera, si uno juzga la morosidad en créditos personales, de nómina, de tarjetas o de vivienda, no es un problema que crezca, sino que está bajando", aseguró Carstens.

Señaló que las normas de Basilea III sobre niveles de capitalización de los bancos y medidas preventivas comenzarán a operar a partir del 1 de enero próximo.

También dijo que antes del arranque de la nueva Administración, el próximo 1 de diciembre, se renovará la línea de crédito del Fondo Monetario Internacional por 73.000 millones de dólares otorgada a México para fortalecer sus finanzas internas ante la incertidumbre mundial. 
                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?