| 11/12/2010 11:20:00 AM

La falta de orientación vocacional, puede ocasionar desesperación en lo académico

La falta de una orientación adecuada, el espíritu contradictorio, los inconvenientes económicos, las presiones sociales y hasta los niveles de competencia pueden empañar el panorama profesional de cualquier aspirante a ingresar a la Universidad.

Bogotá.- Es por ello que la Universidad INCCA de Colombia viene desarrollando gratuitamente en Bogotá charlas de orientación vocacional y profesional en los diferentes colegios, con el objetivo que los futuros estudiantes descubran sus aptitudes para elegir un programa profesional adecuado a sus expectativas, o el desarrollo de un oficio que les permita vincularse al mercado laboral que demanda el desarrollo del país.

Una persona de no identificarse con los criterios o intereses particulares y generales de un colectivo académico o laboral, puede caer fácilmente en ambientes, tortuosos de difícil manejo que envíen a la persona a circunstancias peligrosas, como lo son la depresión, elemento que en determinadas situaciones puede llevar a los individuos a tener pensamientos, e ideaciones suicidas la persona se confronta con el suicidio como posible “solución” a la presión que en determinado momento se pueda llegar a sentir. Destacó el doctor Saulo Rincón, Psicólogo de Admisiones de la Universidad INCCA de Colombia.

Según la Organización Mundial de la Salud OMS, “la prevención del suicidio, supone una serie de actividades que van desde la disposición de las mejores condiciones posibles para criar a nuestros niños y jóvenes hasta el control ambiental de los factores de riesgo pasando por el tratamiento eficaz de los trastornos mentales”.

De tal manera que la participación de la familia ocupa un espacio importante a la hora de elegir un futuro profesional. “Los padres, a veces, imponen a sus hijos determinadas opciones profesionales porque creen que éstos no pueden tener criterios reales a la hora de tomar decisiones maduras por sí mismos.

Estas presiones (directas o indirectas) suelen consistir en hacer caer la balanza a lo que el padre considera lo mas “apropiado” para su hijo, sin detenerse a indagar sobre las fortalezas, hacia la labor que le está haciendo ver como favorable, y por el contrario orientan hacia qué profesiones no deben elegir. En otras ocasiones, los padres descargan sus anhelos frustrados sobre el hijo, él debe lograr materializar lo que el padre no pudo obtener, esperando ver su retribución a través del hijo, sin medir las consecuencias a futuro, por la no proyección real del joven. Agregó Rincón.

El acierto en la escogencia de una carrera se ve recompensado por una sensación de tranquilidad, realización personal, un ejercicio profesional satisfactorio y lleno de progresos. Contrario a esto, una equivocación implica situaciones de desadaptación, depresión, negativismo, prolongación del tiempo en el programa académico, pérdida de materias, deserción escolar, cambio de estudios y el desangre económico que esto pueda implicar. La principal razón de deserción o cambios continuos de carrera está estrechamente ligado a la falta de una efectiva orientación".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?