| 3/16/2012 2:00:00 PM

La eurozona tuvo un déficit por cuenta corriente de €7.600 millones en enero

La balanza por cuenta corriente de la zona del euro registró un déficit de 7.600 millones de euros el pasado enero comparado con los 16.100 millones del mismo mes de 2011, informó hoy Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea.


En enero, las exportaciones aumentaron un 1,3 % comparado con el mes anterior y las importaciones un 2,4 %, según los datos ajustados estacionalmente.

El pasado diciembre, los socios de la moneda única experimentaron un superávit de 9.100 millones de euros frente al déficit de 1.700 millones en el mismo mes de 2010. Por otra parte, en el conjunto de la Unión Europea (UE) se dio un saldo negativo de 23.800 millones de euros en enero, cuando un año antes los Veintisiete arrojaron un déficit de 31.200 millones.

Las exportaciones y las importaciones aumentaron un 1,5 % y un 3,5 %, respectivamente, en enero frente al mes anterior. El pasado mes de diciembre, los Veintisiete obtuvieron un superávit de 1.600 millones de euros, frente al déficit de 12.100 millones del mismo mes de 2010.

En la zona del euro, el comercio de bienes registró entre enero y diciembre de 2011 un déficit de 356.700 millones de euros, mientras que el de bienes manufacturados arrojó un superávit de 327.200 millones de euros. En el conjunto de la UE, el comercio de bienes se saldó con un saldo negativo de 430.600 millones de euros en 2011, frente al superávit de 264.800 millones que registró el de los bienes manufacturados.

Especialmente significativo fue el déficit para la energía, de 387.700 millones de euros, en los Veintisiete.

Los intercambios comerciales de la UE con sus principales socios internacionales aumentaron en 2011 comparado con el año anterior, con excepción de Corea del Sur, que bajaron un 8 %.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?