| 2/24/2011 11:45:00 AM

La escalada del precio de los alimentos marca la feria agrícola de París

La escalada del precio mundial de los productos alimentarios en los últimos ocho meses ha marcado esta semana la 48 edición del Salón Internacional de la Agricultura, el evento más importante del año para el mundo agrícola y ganadero en Francia.

París - Los precios de esos productos, que han vuelto a los niveles de finales de 2007 tras el derrumbe experimentado a raíz de la crisis económica, han generado sentimientos encontrados entre las organizaciones participantes.

Los cereales, según cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), son los que más han subido de precio junto con el azúcar, los aceites y las materias grasas, al recuperar el valor que perdieron durante el epicentro de la crisis.

Entre los profesionales del mundo agrícola francés hay quien considera que ese alza beneficia a los explotadores de cultivos en detrimento de los ganaderos, cuyos rebaños se alimentan de cereales, y dicho aumento ha reavivado también la polémica sobre el efecto de los biocarburantes en el mismo.

Uno de los representantes del sindicato Confédération Paysanne, Christian Parrot, explicó a Efe que el uso de biocarburantes es una "catástrofe" porque "lleva a los agricultores del sur, en concreto de África, a destruir sus cultivos alimentarios" para satisfacer las demandas energéticas de los países desarrollados.

Su opinión choca con la de los defensores de ese carburante, que destacan su sostenibilidad con el medio ambiente y la posibilidad de lograr una mayor independencia del petróleo, y que desmienten que su producción tenga consecuencias directas en el precio de las materias primas.

La remolacha y los cereales son unas de las principales materias necesarias para su fabricación, y Francia es el primer productor de ambos productos en la Unión Europea, muy por delante de Alemania, según datos facilitados por el Ministerio de Agricultura galo.

"En Francia solo un 3 % de la superficie dedicada a la producción de cereales y remolacha es utilizada para producir bioetanol; eso demuestra que no hay competencia, sino más bien complementariedad", indicó el secretario general del Sindicato Nacional de Productores de Alcohol Agrícola (Snpaa), Sylvain Demoures.

El sindicalista recordó que en Francia la ley obliga a "dejar en barbecho entre un 10 y un 15 % de las tierras", y que es precisamente en esas superficies donde se producen los cereales destinados a fabricar bioetanol, por lo que "no se reduce la producción alimentaria para crear biocarburantes".

Este debate se produce en un salón que congrega hasta el próximo domingo a varios miles de profesionales del gremio y recibe a más 650.000 visitantes, y que es una suerte de escaparate del mundo agrícola y ganadero francés.

La estrellas del salón, por el que han desfilado en esta ocasión casi 5.000 animales, son las más de 600 vacas, de 27 razas diferentes, que son presentadas al público en recintos similares a los de los rodeos estadounidenses, y puntuadas según varios criterios de calidad.

La importancia de esta feria es tal que tradicionalmente es el presidente de Francia el encargado de inaugurarla, una costumbre que cumplió este año el jefe de Estado galo, Nicolas Sarkozy, tras su sonada y criticada ausencia de 2010.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?