| 11/7/2013 9:48:00 AM

La economía de la zona euro crecerá en 2014

La economía de la eurozona tendrá un moderado crecimiento del 1,1% de su Producto Interior Bruto (PIB) en 2014 y del 1,7% en 2015.

"Hay cada vez más señales de que la economía europea ha alcanzado su punto de inflexión", afirmó el vicepresidente de la CE y responsable de Asuntos Económicos y Financieros, Olli Rehn, al presentar unas perspectivas macroeconómicas que para 2013 sitúan en negativo el PIB de la zona euro con un retroceso del 0,4 %.

Para el conjunto de la Unión Europea (UE) el crecimiento de la economía en 2013 será del 0 %, y sus veintiocho socios habrán de esperar a 2014 para que el PIB progrese en un 1,4 % y a 2015 para que lo haga en un 1,9 %.

"La consolidación fiscal y las reformas estructurales adoptadas en Europa han creado la base de la recuperación", señaló Rehn en Bruselas, al tiempo que advirtió de que el moderado optimismo que rodea estos pronósticos macroeconómicos no son suficientes "para clamar victoria".

Las perspectivas anunciadas este martes por la CE son ligeramente superiores a las de hace cinco meses, cuando sus economistas calculaban que el crecimiento de los países que comparten la moneda única sería del 1,2 % para el próximo año.

Tras la contracción económica registrada en el primer trimestre de este año, la economía de la UE ha progresado en su recuperación y la estimación es que el segundo semestre de 2013 cierre con un crecimiento del 0,5 % en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior.

En cuanto al desempleo, las proyecciones de la CE indican que para la eurozona ese indicador será en 2013 y 2014 del 12,2 %, en ambos casos, y bajará al 11,8 % en 2015, mientras que para el conjunto de los Veintiocho será este año del 11,1 %, para descender ligeramente al 11 % el próximo y al 10,7 % en 2015.

La CE, que también advirtió de que las diferencias entre países en este indicador "serán muy grandes" en estos años, subrayó que los actuales niveles de desempleo son "inaceptablemente" altos.

"La recuperación de la actividad económica se traducirá sólo gradualmente en creación de trabajo. Este año el desempleo ha seguido en tasas muy altas para algunos países y el empleo ha seguido en declive", agregó la Comisión.

Sus expertos esperan que durante el próximo año entre los países del euro siga habiendo una demanda debilitada, y que las tasas de inversiones e inflación sean todavía bajas.

En Europa, según la CE, los ajustes internos y externos prosiguen en los países que también realizan reformas estructurales significativas y han ido implementando la consolidación fiscal.

Aunque todo ello ha mejorado las condiciones para que la demanda doméstica se convierta gradualmente en el principal motor del crecimiento económico de la región, el retorno hacia una progresión sólida de la economía europea será gradual.

La CE destacó que mientras la situación de los mercados financieros ha mejorado de forma significativa y las tasas de interés son menores en los países más vulnerables, todavía no tiene un impacto sobre la economía real ya que persiste la fragmentación de los mercados y las diferencias entre los Estados miembros.

Los economistas apuntan a que la demanda interior irá reforzándose de forma lenta pero progresiva por la reanudación del consumo privado y los repuntes en la formación de capital, ya que mejoran las condiciones financieras y económicas.

"Para 2014 y 2015, se espera que la demanda interna sea el motor del crecimiento", señaló el Ejecutivo comunitario, que también espera que se debiliten las exportaciones de la UE hacia el resto del mundo.

El euro sigue apreciándose al alza frente a las divisas de sus principales competidores, EEUU y Japón, lo que puede terminar dañando a las exportaciones europeas.

En cuanto a la inflación, la CE espera que se mantenga en el periodo pronosticado entre el 1,4 y el 1,7% para los Veintiocho y para los países que comparten el euro.

Respecto a las balanzas por cuenta corriente, la Comisión señala que han mejorado "firme y consistentemente" entre los socios más vulnerables debido a que en esos países se ha ganado competitividad vía precios y se han reforzado los sectores de exportación, hasta el punto de que se esperan que algunos registren superávit.

En cuanto al déficit fiscal, la CE pronostica que 2013 acabe con un descenso hasta el 3,5 % del PIB para toda la Unión y del 3 % para los países que comparten la moneda única, y que la deuda pública alcance una media del 90 % para todos los socios europeos y del 96 % para los de la zona del euro.

La CE ha incluido también en sus proyecciones los datos de crecimiento económico que espera para otras economías mundiales y competidoras con los Veintiocho como son Estados Unidos y Japón.

Para la economía estadounidense la previsión de crecimiento del PIB será del 1,6 % en 2013, del 2,6 % en 2014 y del 3,1 % en 2015, mientras que para Japón su progresión será del 2,1 %, del 2 % y del 1,3 %, respectivamente, según el Ejecutivo comunitario.

EFE/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?