| 10/31/2012 3:00:00 PM

La economía griega seguirá contrayéndose

La economía griega se contraerá un 4,5 % en 2013, sexto año consecutivo de recesión en el que la deuda se incrementará al 189 % del PIB, según las previsiones incluidas en los presupuestos para el próximo año.

Atenas. Las previsiones, presentadas hoy al Parlamento heleno por el ministerio de Finanzas, son sensiblemente peores a las calculadas a inicios de mes, en el primer borrador del presupuesto, donde se vaticinaba una recesión del 3,8 % del Producto Interior Bruto (PIB) y que han sido revisadas.

Con todo, la recesión esperada ahora supone una mejora respecto a la caída del PIB con que Grecia prevé cerrar este año (6,5 %), aunque la economía continuará lastrada por un brusco descenso en el consumo privado (7,7 % en 2012 y 7 % en 2013), según los presupuestos.

Esta contracción de la economía es uno de los factores determinantes de la creciente insostenibilidad de la deuda pública griega.

A pesar de la quita que fue efectuada a principios de año y que supuso borrar de las cuentas helenas unos 100.000 millones de euros adeudados al sector privado, el porcentaje de la deuda respecto al PIB ascenderá hasta el 189,1 %.

En términos absolutos, la deuda del Estado griego alcanzará los 346.200 millones de euros a finales de 2013, menor que la que existía al final de 2011 (355.657 millones de euros), pero la contracción del PIB ha hecho que su sostenibilidad sea cada vez menor: si en 2011 la deuda suponía un 170,6 % del PIB, a finales de 2012 se incrementará al 175,6 % del PIB y al 189,1 % en 2013.

Los presupuestos presentados hoy también incluyen un empeoramiento en la previsión del déficit público respecto al primer borrador, ya que si en éste se predecía un déficit fiscal del 4,2 %, la versión definitiva admite un 5,2 % de desviación entre los ingresos y gastos del Estado en 2013.

Aún así, mantiene que habrá un 0,4 % de superávit primario, es decir, antes del pago de los intereses y servicios de la deuda, lo que supondría los mejores datos desde antes del inicio de la crisis y el escándalo de las cuentas maquilladas.

En los últimos años, la política de consolidación fiscal exigida por la troika de acreedores externos y llevada a cabo a base de recortes sociales ha supuesto un descenso del déficit desde cerca del 15 % en 2009 hasta el 9,4 % en 2011, y se prevé que descienda al 6,6 % en 2012, según la última versión revisada de las cuentas.

En una nota explicativa, el ministro de Finanzas, Yannis Sturnaras, admite que la economía griega ha entrado en un "círculo vicioso" de recesión y ajustes fiscales, y advierte de que no hay apenas "libertad" para hacer modificaciones en el presupuesto.

"El contenido (de los presupuestos) marca un gran esfuerzo para poner fin al cuestionamiento de las perspectivas de la economía griega en un ambiente que, sin embargo, es de recesión aguda y prolongada, elevado desempleo y alta incertidumbre", afirma Sturnaras.

Se espera que los presupuestos -que incluyen una reducción de 7.600 millones de euros en las partidas de salarios públicos, pensiones, Sanidad, Defensa y Educación- sean votados la próxima semana en el Parlamento griego. EFE 


                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?