| 6/5/2006 12:00:00 AM

La economía de Estados Unidos toca techo

La economía de Estados Unidos comenzó el año creciendo con vigor, pero la producción parece haber tocado techo.

Los pedidos a las fábricas cayeron en abril. El crecimiento inmobiliario después de cinco años de expansión se está enfriando, en momentos en que disminuyen las ventas de residencias y las ganancias. Para colmo, el gobierno anunció el viernes que en mayo se crearon 75.000 empleos, 100.000 menos de los esperados.

 

Si esos signos de debilitamiento económico no fuesen suficientes, también hay señales de que la largamente dormida inflación puede comenzar a ser problema, y no sólo por el dolor de pagar tres dólares por galón (3,78 litros) de gasolina.

Un petróleo por encima de los 70 dólares por barril pareciera haber empezado a disparar los precios más allá del sector energético. La tasa base de inflación, que excluye alimentos y energía, se encuentra ahora sobre el límite superior del 2% favorecido por el jefe de la Reserva Federal, Ben Bernanke y sus colegas.

 

Un menor crecimiento económico y la inflación en alza anuncian tiempos arduos. Esa combinación tuvo en ascuas a Estados Unidos por más de una década en los años setenta y principios de los ochenta, complicando las pressidencias de Richard Nixon, Gerald Ford y Jimmy Carter.

 

En lo que quizás represente el principal motivo de preocupación, algunos economistas ven paralelos entre mayo del 2006 y mayo del 2000.

 

Hace seis años, una cifra débil de empleo fue pasada por alto. Pero a la larga fue el comienzo de un proceso que culminó en recesión al año siguiente, cortando en seco el período de mayor crecimiento económico en la historia de Estados Unidos.

 

Aunque algunos economistas esperan que el 2006 tenga un final más benigno, no pueden ignorar las recientes cifras divulgadas, que indican debilidades importantes en sectores primordiales de la economía.

 

En general la economía creció 5,3% en el trimestre enero/marzo. En abril/junio, los expertos prevén un crecimiento del 2,5%, un punto por debajo de lo calculado para el segundo trimestre del año.

 

"Estamos empezando a ver evidencias de que la economía está sufriendo una desaceleración abrupta", comenta David Wyss, jefe econmista en Standard & Poor's de Nueva York. "La pregunta es si habrá fortaleza suficiente en otras áreas para que superen la caída en los gastos por consumo e inmobiliarios".

 

Todo llega en un momento inoportuno para el presidente George W. Bush, quien nominó la semana pasada a Henry Paulson hijo para reemplazar a John Snow como Secretario del Tesoro.  
Una economía debilitada deficultaría el camino de los Republicanos para mantener la mayoría en el Congreso en las elecciones legislativas de noviembre.
 
FUENTE: AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?