| 2/14/2011 7:45:00 AM

La deuda de Portugal no logra bajar del 7 % de interés

La presión sobre la deuda soberana de Portugal a diez años continua en valores elevados en la primera jornada de la semana, con los intereses por encima del 7 por ciento pese a registrar una ligera baja respecto al cierre del viernes.

Lisboa -  La penalización sobre los títulos de deuda lusos a diez años se situó durante las primeras horas de hoy en el mercado secundario en torno al 7,2 por ciento, una décima menos que el viernes y cuatro por debajo del máximo alcanzado el jueves, que no se registraba desde 1997, antes de la introducción del euro.

Los títulos de deuda a cinco años se han comportado peor y alcanzaron hoy el 6,734 por ciento de interés, un nuevo valor récord ligeramente mayor al que tenían el viernes.

Portugal volverá a acudir al mercado para financiarse el próximo miércoles, con una subasta pública de entre 750 millones y 1.000 millones de euros en bonos con vencimiento aún menor, a doce meses.

El recelo de los inversores sobre el estado de las finanzas portuguesas volvió a recrudecerse la semana pasada y llevó la presión sobre los títulos a los niveles de principios de enero, cuando se dispararon las especulaciones sobre un hipotético rescate de Portugal.

El mantenimiento de las tasas de interés por encima del 7 por ciento es difícilmente sostenible a largo plazo, como han señalado autoridades y expertos portugueses al reconocer que a partir de esa cifra aumenta el riesgo de tener que recurrir a ayuda externa.

La presión sobre la deuda soberana de Portugal se mantiene pese a las intervenciones del Banco Central Europeo la semana pasada y mientras los ministros de Economía de la Unión Europea hablan en Bruselas sobre la flexibilización y el posible aumento del fondo de rescate europeo.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?