| 8/24/2010 4:00:00 PM

La compra de Mexicana de Aviación no asegura su viabilidad

El ministro de Trabajo de México, Javier Lozano, afirmó hoy que la reciente compra de Mexicana de Aviación por parte de Tenedora K "no garantiza" su viabilidad financiera y criticó la intención de los nuevos propietarios, según dijo, de despedir a todos los trabajadores y recontratar solo al 25%.

México.- "Nada nos garantiza que la entrada de Tenedora K sea la salvación de Mexicana de Aviación porque si bien se están inyectando recursos se necesita una fuerte operación de capital", sostuvo el funcionario mexicano en una rueda de prensa, en la que explicó que Mexicana enfrenta una severa crisis y no cuenta con un plan definido a largo plazo.

La semana pasada la recién creada compañía Tenedora K, compuesta por los grupos mexicanos Omega y Arizan, adquirió al hotelero Grupo Posadas el 95% de las acciones de Nuevo Grupo Aeronáutico (NGA), mientras que el 5% restante quedó en manos de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) de México.

NGA era controladora de las aerolíneas Mexicana de Aviación, Click y Link.

"Todavía estamos en una fase crítica pues además de ser un problema financiero también es un problema laboral", indicó el funcionario, y criticó la supuesta intención de los nuevos propietarios de querer despedir a todos sus trabajadores y sólo recontratar a una cuarta parte, los cuales además estarían bajo un nuevo contrato colectivo.

"Se trata de sacar adelante a la empresa pero no a cualquier precio o cualquier costo de los trabajadores. Esto es inadmisible", rechazó y criticó a la nueva empresa por intentar "transitar, tranzar (engañar) o transigir" la ley de trabajo mexicana.

"No nos cansaremos de encontrar una solución equitativa tanto para los trabajadores como la empresa", pero en caso de no lograr ese cometido las autoridades seguirán "buscando nuevos inversores que garanticen la operatividad a largo plazo de la aerolínea y sus subsidiarias y preserve el mayor número de empleos", dijo Lozano.

Grupo Mexicana agrupa además a las aerolíneas regionales Mexicana Click y Mexicana Link, así como una empresa de mantenimiento de aeronaves y un edificio en Ciudad de México.

El grupo anteriormente pertenecía al hotelero Grupo Posadas (con 30,4% de acciones) y el resto estaba repartido entre 15 accionistas privados.

Según directivos de Mexicana de Aviación, la aerolínea tiene pasivos por 11.000 millones de pesos (unos US$873 millones) y requiere de una capitalización de entre US$100 y US$150 millones para salir a flote.

A principios de mes la compañía solicitó en México y Estados Unidos dos procesos de concurso mercantil (reestructuración de su deuda) ante la crisis financiera por la que atraviesa y pidió a sus trabajadores del aire negociar una rebaja de salarios y una disminución de personal.

La semana pasada un juez otorgó a la empresa una serie de garantías que le permitirán enfrentar sus deudas con sus acreedores e iniciar el proceso de reestructura financiera.

El juez exigió, además, a las autoridades mexicanas garantizar servicios a la empresa como la adquisición de turbosina y el uso del espacio aéreo mexicano a fin de que no se afecten más sus finanzas.

Los nuevos dueños se fijaron un plazo de 100 días para contar con un plan de reestructuración y mantienen una negociación con los trabajadores y las autoridades para alcanzar un nuevo contrato colectivo de trabajo con los sindicatos.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?