| 9/16/2005 12:00:00 AM

La competitividad de América Latina sigue cayendo

El informe destaca no sólo que el subcontinente vaya ahora por detrás de los mercados asiáticos, sino el hecho de que también han perdido competitividad respecto a las economías en transición del este y centro de Europa.

Los países latinoamericanos han bajado escalones en el ranking de competitividad que elabora anualmente el Foro Económico Mundial (WEF, según sus siglas en inglés). En algunos casos, la caída ha sido drástica, como en Bolivia, Perú, República Dominicana o Venezuela. En general, los problemas del subcontinente derivan principalmente, según el informe, de su incapacidad para realizar reformas estructurales profundas, lo que se ha traducido en una reducción de la competitividad respecto al resto de mercados emergentes.



Entre los países de América Latina, Colombia fue el que más mejoró en el ranking de competitividad. Colombia avanzó del puesto 64 al 57 en un solo año (2004 a 2005) gracias a los avances obtenidos en los índices de instituciones públicas y ambiente macroeconómico.



El informe destaca no sólo que el subcontinente vaya ahora por detrás de los mercados asiáticos, sino el hecho de que también han perdido competitividad respecto a las economías en transición del este y centro de Europa, lo que, según el FEM, es aún más significativo.



EL WEF destaca como denominadores comunes de los países que han bajado más puestos en el ranking el hecho de que existe una "visible corrupción oficial, un recorte de la libertad de prensa y otras libertades civiles que contribuyen a la salida de los flujos de capital y endurecen las condiciones para realizar negocios". En este grupo de países hay varias naciones latinoamericanas: Bolivia, República Dominicana, Perú y Venezuela.



Brasil retrocede puestos. También destaca el retroceso de Brasil, ahora situado en el puesto número 57 frente al 54 de un año antes. Según ha destacado la prensa brasileña, esta caída es una consecuencia de la crisis política que azota el país tras el estallido de una oleada imparable de corrupción.



En general, Latinoamérica ha perdido muchos puntos respecto a la competitividad de su economía. Aunque hay algunas excepciones, en concreto cinco: Chile, Costa Rica, Panamá, Argentina y Guatemala (por orden de aparición en el ranking).



El caso de Chile es el más significativo. Es el primer país latinoamericano que aparece en la lista en el puesto número 22 tras avanzar seis escalones. El informe destaca no sólo el hecho de que sea la primera nación del subcontinente que aparece en este ranking sino el hecho de que existe una distancia enorme entre Chile y el segundo mejor situado de la región, México. Les separa nada menos que 26 puestos. "No hay otro continente en el mundo donde se pueda observar esta 'migración' simbólica entre países de la región en términos de desarrollo", afirma el WEF. De forma que, Chile es, por mucho, el país más competitivo de Latinoamérica.



Pero también destaca la evolución de Argentina, un país que hace sólo un par de meses que terminó el proceso de reestructuración de su deuda en suspensión de pagos y que, a pesar de todo, ha subido cuatro peldaños desde el 78 hasta el 74.



El índice de competitividad que elabora el WEF tiene en cuenta la calidad de las variables macroeconómicas, el estado de las instituciones públicas del país y el desarrollo tecnológico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?