| 8/19/2005 12:00:00 AM

La CEPAL avisa que es casi imposible cumplir con las metas del Milenio

El porcentaje de avance hasta el 2004 en la reducción de la pobreza extrema en el conjunto de la región fue del 34%.

América Latina y el Caribe en su conjunto difícilmente alcanzarán la meta de reducir a la mitad la pobreza extrema entre 1990 y 2015, según el informe que la CEPAL elaboró sobre el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), presentado ayer en la capital mexicana.



El porcentaje de avance hasta el 2004 en la reducción de la pobreza extrema en el conjunto de la región fue del 34%, pese a que desde 1990 ha transcurrido más de la mitad del tiempo previsto para el logro de la meta, dijo al presentar el informe, José Luis Machinea, secretario Ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).



"Sólo Brasil, Ecuador, México, Panamá y Uruguay -además de Chile que ya la cumplió- habrían logrado porcentajes de avance iguales o superiores al esperado este año. En cambio en Argentina y Venezuela registraron un nivel de pobreza extrema mayor que en 1990, lo que disminuye sus posibilidades de alcanzarla al 2015", añadió.



El número absoluto de personas en extrema pobreza aumentó en 3 millones, y hoy afecta a 96 millones de personas, se expuso en el documento.



Para alcanzar la meta "se requiere tasas de crecimiento en promedio de 2.9% por habitante", agregó Machinea.



Existen además "problemas severos" en desnutrición crónica, medida por medio de la talla de los infantes y que en muchas ocasiones produce efectos "irreversibles", enfatizó.



"Se ha logrado reducir la desnutrición infantil en 14 países y la región está alcanzando el objetivo; sin embargo hay serios problemas con la desnutrición crónica" que es el doble de la global, enfatizó el funcionario.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?