| 4/7/2011 10:00:00 AM

La CE se plantea cambiar reglas sobre subvenciones a aeropuertos y aerolíneas

La Comisión Europea (CE) informó hoy que está considerando modificar sus normas sobre financiación a aeropuertos y subvenciones iniciales a aerolíneas de aeródromos regionales.

Bruselas - El Ejecutivo de la UE ha decidió preguntar a los interesados antes de tomar una decisión y les ha dado de plazo hasta el próximo 6 de junio para que remitan sus opiniones a Bruselas.

La Unión Europea cuenta con unas directrices de 2005 y otras de 1994 sobre la concesión de ayudas y la evaluación de ayudas sociales y a la reestructuración, y la CE no descarta actualizarlas para reflejar la evolución que ha experimentado el mercado en los últimos años e incluso adoptar nuevas medidas.

"El mercado del transporte aéreo ha cambiado radicalmente en los últimos 20 años", señaló en un comunicado el comisario europeo de Competencia, el español Joaquín Almunia, quien explicó que recabar la opinión de los consumidores, de los mercados y de los estados miembros es un primer paso para comprobar si las citadas directrices aún son adecuadas.

Uno de los principales cambios ha sido la aparición del modelo de negocio de las compañías de bajo coste, que se han hecho con una cuota de mercado considerable, al mismo tiempo que los operadores tradicionales han completado sus procesos de reestructuración y han consolidado su presencia en Europa.

Bruselas recuerda que el Tribunal General de Luxemburgo consideró en una sentencia reciente que la construcción de infraestructuras aeroportuarias constituye parte del esfuerzo económico que conlleva operar un aeródromo, por lo que conceder financiación estatal en este sentido puede constituir ayuda de Estado.

Las respuestas a esta consulta pública servirán de base a la CE, que prevé presentar unas directrices revisadas en 2012.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?