| 9/7/2010 12:00:00 PM

La CAF aprueba casi US$400 millones para Venezuela

La Corporación Andina de Fomento (CAF) informó hoy que aprobó dos nuevos préstamos a Venezuela por casi US$400 millones, del total de US$1.800 millones que prevé le concederá a este país suramericano en el transcurso de este año.

Caracas.- Se trata de un desembolso por US$126 millones que financiarán parcialmente la construcción de subestaciones eléctricas para la zona urbana de la ciudad de Maracaibo, capital del estado del Zulia (noroeste) y de otro por 261 millones para otras zonas del mismo estado fronterizo con Colombia, dijo la CAF en un comunicado.

"A solicitud del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, CAF ha aprobado entre 2009 y lo que va del año 2010 recursos por cerca de US$900 millones para fortalecer el sistema eléctrico del estado Zulia", destacó el titular de la CAF, el boliviano Enrique García.

"La disponibilidad de un servicio eléctrico confiable y seguro es un factor determinante de competitividad que impulsa el desarrollo de las actividades productivas y económicas de un país", añadió.

El presidente de la instancia regional con sede permanente en la capital de Venezuela sostuvo que para todo el año 2010 la CAF "espera aprobar recursos de aproximadamente US$1.800 millones para proyectos del sector eléctrico, transporte masivo, agua y saneamiento y acción social" que les han sido presentados por Venezuela.

Entre 2005 y 2009, precisó, esta institución financiera latinoamericana, constituida en 1970 para impulsar el desarrollo sostenible y la integración regional, le ha concedido préstamos a Venezuela por un total de US$2.981 millones.

La CAF está conformada por 18 países de América Latina, El Caribe, Europa y 14 bancos privados y es una de las principales fuentes de financiación multilateral de la región.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?