| 4/8/2011 1:20:00 PM

La bolsa española acaba con ganancias una semana marcada por el rescate luso

Tras una semana marcada por el rescate de Portugal, la bolsa española subió hoy el 0,59% animada por el alza de las materias primas y el avance de las plazas europeas y recuperó el nivel de 11.900 puntos, perdido al inicio de marzo.

Madrid - Así, el principal indicador del mercado español, el Ibex 35, subió 64,10 puntos y acabó la jornada en 10.913,20 puntos.

La bolsa española avanzó el 1,71 por ciento esta semana, marcada por el rescate de Portugal, que necesitará 80.000 millones de euros (US$115.200 millones) para equilibrar sus finanzas, y la decisión del Banco Central Europeo de subir los tipos de interés del 1% al 1,25%.

En Europa, las principales plazas también terminaron la sesión en números negros, como París, Londres, Milán y Fráncfort.

El mercado nacional arrancó el día por encima de 10.900 puntos y con unas ganancias considerables, que rondaban el 1%.

El cierre neutro de Wall Street en la víspera, la subida del 1,85% de Tokio esta madrugada y el avance de las plazas europeas estimulaban el repunte del mercado español, que se apoyaba también en el alza del precio de las materias primas.

La cotización del petróleo Brent -de referencia en Europa- se situaba en US$124 -precio de agosto de 2008-, mientras que el oro y la plata se cambiaban a US$1.470 y a más de US$40 la onza, respectivamente, situándose en máximos históricos.

Mientras los datos de Alemania decepcionaban -su superávit de la balanza comercial bajó en febrero el 4,7%- y los inversores estaban atentos a la reunión extraordinaria del Eurogrupo -ministros de Economía de la eurozona- sobre Portugal, el euro cotizaba a primera hora a US$1,44, nivel inédito desde enero de 2010.

Que Francia recortara una décima su previsión de crecimiento para el primer trimestre, hasta el 0,7%, y que el Eurogrupo cifrara en 80.000 millones de euros los fondos que requiere Portugal no inquietaron a la bolsa.

Hasta la apertura de Wall Street, que inició el día con ganancias moderadas, la bolsa española aguantó por encima de 10.900 puntos, pero el cambio de tendencia del mercado neoyorquino le situó bajo esa cota.

Pese a que el petróleo se cambiaba a más de US$125 y que las existencias empresariales en EEUU crecieron el 1 por ciento en febrero, Wall Street incurría en pérdidas y la bolsa oscilaba sobre el nivel de 10.900 puntos, sobre el que concluyó la sesión.

De los principales valores, la mayor subida correspondió hoy a Banco Santander, el 1,18%; Telefónica, el 1,08%; Repsol, el 1,07%, e Iberdrola, el 0,7%. Sólo bajó BBVA, el 0,35%.

En cuanto a la evolución semanal de estas empresas, el Banco Santander ganó el 2,98%; BBVA, el 1,92%; Telefónica, el 1,56%; Iberdrola, el 1,34%, y Repsol, el 0,45%.

Telecinco encabezó hoy las subidas del Ibex al ganar el 2,39%, seguida de Acciona, con un alza del 1,98%; Ferrovial, el 1,91% e Indra, el 1,61%.

La mayor caída del Ibex correspondió a IAG, el 3,49%, por el alza del petróleo y el anuncio de que el Estado español venderá el 2,7% de su capital, en tanto que Abertis cayó el 1,56% y Red Eléctrica, el 1,55%, también por la desinversión estatal en la compañía.

En el mercado continuo destacó el avance del 4,97% de Enel, mientras Nyesa, que estuvo suspendida, encabezó las pérdidas al caer el 7,36% después de romperse un acuerdo entre el principal accionista de la inmobiliaria, Bartibás, y Corbis.

Poco antes del cierre del mercado de deuda, la rentabilidad del bono español a diez años subía dos centésimas, hasta el 5,26%.

El efectivo negociado en bolsa ascendía a 3.840 millones de euros (US$5.530 millones), de los que cerca de 1.800 millones de euros (US$2.600 millones) los intermediaron inversores institucionales.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?