| 3/12/2009 12:00:00 AM

La Autoridad de Servicios Financieros de Gran Bretaña incrementará la guardia a banqueros

LONDRES  - La Autoridad de Servicios Financieros de Gran Bretaña (FSA, por su sigla en inglés) advirtió que los banqueros deberían tener "mucho miedo" a la entidad que los vigila, que pretende incrementar la guardia y así poner fin a la era de la auto-regulación.

La FSA juzgará a las firmas por los resultados de sus acciones, dijo el presidente ejecutivo, Hector Sants, en un discurso a los miembros de la comunidad financiera londinense en las oficinas de ThomsonReuters en Canary Wharf, Londres.

"Esta la idea de que la gente no está atemorizada de la FSA. Puedo asegurarles que estoy decidido a corregir esta idea. La gente debería tener mucho miedo de la FSA", sostuvo.

La auto-regulación fue el lema central de las autoridades británicas y estadounidenses durante el boom de la desregulación de las dos últimas décadas, pero el rescate bancario multimillonario en el Reino Unido ha puesto en duda a ese enfoque liviano.

Sants dijo que esa filosofía subyacente estaba equivocada y que había que hacer tal cambio de mentalidad como para intervenir en cómo los bancos manejan el riesgo, reservan capitales y designan altos ejecutivos.

"El proceso de supervisión tendrá que ser más riguroso y habrán más condicionamientos al monto de riesgo que pueden conllevar", dijo a Reuters en una entrevista por separado.

Un programa piloto por el cual la FSA entrevista a los candidatos para ser designados en altos cargos ejecutivos de los bancos para evaluar su competencia será establecido en forma permanente y refinado, prometió Sants.

"En general, refleja nuestra intención de llevar adelante un modelo de supervisión mucho más intensivo, donde tomamos más riesgos, en el sentido de que haremos más juicios sobre el futuro", añadió Sants.

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?