| 7/4/2007 12:00:00 AM

Kirchner niega cortes de energía a pequeños usuarios

A fines de junio, el gobierno amplió los cortes de energía eléctrica a las industrias ante un fuerte aumento en la demanda.

Buenos Aires.- El presidente Néstor Kirchner negó el miércoles que el gobierno tenga previsto realizar cortes de electricidad y gas a los usuarios residenciales para forzar un ahorro de energía en medio de una crisis en el sector que ya afecta a los usuarios industriales y ha paralizado la producción de varias plantas.

"Acá no hay previstos, ni cortes de energía, ni aumentos de tarifas", dijo Kirchner durante un acto en la casa de gobierno y atribuyó esas versiones a "un lobby que hacen las empresas del sector para decir que es necesario subir la tarifa para que haya más gas. Despacio señores, sin extorsiones, sin nada, produzcan, inviertan".

"Nosotros les decimos a las energéticas que sigan invirtiendo, trabajando, pero que no suban las tarifas", agregó. 

La Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA), el ente estatal que administra el sistema eléctrico, dispuso un corte de ocho horas diarias entre la tarde y la medianoche --en coincidencia con el máximo de consumo de los usuarios residenciales--. La medida, que afecta a unas 4.700 industrias, busca evitar que se produzcan cortes en el suministro a las casas de familia.

Las industrias más perjudicadas se verán por los cortes de energía --que se suman a la escasez de gas provocada por una ola de frío austral-- son la alimenticia, de neumáticos, textil y de autopartes.

Los analistas sostienen que los problemas en el sector energético son consecuencia del congelamiento de tarifas que ordenó el gobierno tras la crisis económica de 2002, lo que afectó la inversión en nuevas centrales generadoras de energía y en la expansión de redes.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?