| 8/10/2007 12:00:00 AM

Kirchner firma préstamo a Bolivia por US$450 millones

Kirchner también llamó a la construcción de "un Mercosur amplio", en aparente alusión a las diferencias en el seno de sus miembros (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) para el ingreso de Venezuela.

Tarija, Bolivia_ El presidente de Argentina, Néstor Kirchner, y su anfitrión Evo Morales, firmaron el viernes un préstamo para Bolivia por 450 millones de dólares para la instalación de una planta de hidrocarburos y el visitante aprovechó para anunciar que está dispuesto a invertir más en este país si las petroleras "no cumplen" con sus compromisos.

"Querido Evo, mi teléfono va a estar esperando tu llamada para, si estos empresarios que tienen que cumplir no cumplen, ya sea Petrobras, Respsol o quien sea; levantá el teléfono, que los argentinos vamos a venir a invertir, para generar la producción que corresponde", dijo Kirchner.

Morales y Kirchner se reunieron en esta ciudad del sur boliviano con el mandatario venezolano Hugo Chávez para firmar varios acuerdos energéticos bilaterales y uno trilateral, que busca impulsar a la Organización de Países Exportadores y Productores de Gas de Sudamérica (Opegasur), con los tres países como fundadores.

Kirchner también llamó a la construcción de "un Mercosur amplio", en aparente alusión a las diferencias en el seno de sus miembros --Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay-- para el ingreso de Venezuela. Agregó que se debe evitar "caer en mezquindades" y en "luchar por liderazgos cortos".

Por su parte, Morales anunció que si las empresas que trabajan en Bolivia --entre ellas la empresa mixta brasileña Petrobras y la hispano-argentina Repsol YPF--, no invierten para cumplir con un contrato de provisión de gas a Argentina, firmado en septiembre, podrá decretar reversiones.

"Si esas empresas no invierten en tiempo determinado (...), pues a esos campos donde no inviertan vamos a recuperar sin ningún miedo (...). No queremos acá empresas como el perro del hortelano, no comen ni dejan comer, eso terminó", dijo Morales.

Bolivia se ha comprometido a exportar hacia 2010 hasta 27,7 millones de metros cúbicos de gas (MMCD) desde los entre 4 y 5 MMCD que envía ahora a la Argentina; pero para ello la producción boliviana tiene que superar con creces los 41 MMCD actuales.

En ese marco, los 450 millones de dólares otorgados por Argentina, a 20 años de plazo y con una tasa del 1,5% anual, serán destinados a la construcción de una planta separadora de líquidos del gas que debe ser bombeado a Argentina.

La construcción debe hacerse en la región del Chaco, del departamento de Tarija, y para ello ambos mandatarios firmaron otro documento de convocatoria a las empresas argentinas y bolivianas interesadas en realizar los estudios de ingeniería, financieros y de medio ambiente.

Kirchner mencionó que la planta será en parte abastecida por el campo tarijeño Margarita, administrado por Repsol YPF, y que de allí el gas deberá viajar por el Gasoducto del Noreste argentino, que podría tener un costo superior a los 1.000 millones de dólares.

Al dirigirse al presidente Hugo Chávez, recordó que en días pasados firmaron un acuerdo para la provisión de gas venezolano a Argentina mediante un proyecto de licuefacción de gas, en la costa de Venezuela, para su transporte en barcos especiales a una terminal argentina, donde se debe efectuar la regasificación.

El acuerdo, que establece una entrega diaria a mediano plazo de hasta 10 MMCD, es según Kirchner, una "metodología heterodoxa" que luego debe ser reemplazada por "el Gran Gasoducto del Sur" que promueve Venezuela, para transportar gas desde sus campos hasta Argentina, pasando por Brasil y Bolivia.

El presidente argentino señalo que el Gasoducto del Noreste de su país es el primer tramo de lo que debe ser el Gasoducto del Sur.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?