| 1/14/2007 12:00:00 AM

Joven economista de izquierda llega a la presidencia

Correa, de 43 años, también ha anunciado que espera aumentar el monto de un bono que el estado otorga a más de un millón pobres.

Quito.- El economista de izquierda Rafael Correa se apresta a asumir el lunes la presidencia de este país al que busca conducir hasta una Asamblea Constituyente de plenos poderes, sin descartar una moratoria a la deuda externa en su gestión de gobierno.

En la campaña anunció que su segundo decreto como presidente, luego del decreto de firma de toma del mando, será la convocatoria a una consulta popular para que el pueblo responda si aprueba o no la instalación de una Asamblea Constituyente que modifique la estructura estatal y el sistema político, que a su criterio están colapsados.


El carismático líder, amigo del mandatario venezolano Hugo Chávez y del boliviano Evo Morales enarboló la lucha contra "la oligarquía corrupta" y la "partidocracia" que, decía, acumuló poder para satisfacer sus propios intereses. El analista Fernando Bustamante aseguró a la AP que Correa capitalizó el descontento latente en la población ecuatoriana por más de diez años, en los cuales tres presidentes elegidos en las urnas han sido derrocados.

Agregó que los grandes retos del nuevo presidente serán llevar al país a la Asamblea Constituyente, cumplir los programas sociales que prometió, así como la reactivación productiva, la lucha contra la corrupción y el cambio en la forma actual de administrar el Estado. El carácter de confrontación de Correa y sus ideas antineoliberales le abrieron frentes con sectores políticos y empresariales de derecha que lo cuestionan por considerar que sus tesis generan nerviosismo e inestabilidad en el país.

Correa no ha descartado una moratoria del pago de la deuda externa aduciendo que antes que el pago de esa obligación "están las necesidades de la gente" y la renegociación de los contratos petroleros para revertir un reparto de las ganancias del 20% para el estado y el 80% para esas empresas. Prometió la reducción de impuestos, el incremento de un bono que se otorga a 1,2 millones de pobres y el aumento de un bono para la construcción de viviendas.

También reiteró su oposición a suscribir un tratado de libre comercio con Estados Unidos, al cual calificó como "bobo aperturismo". A pocos días de su posesión, Correa logró que una mayoría del Congreso que aglutina a partidos de izquierda y centroizquierda, sumado el del ex presidente Lucio Gutiérrez, anuncie su respaldo a la consulta popular planteada. Antes un bloque denominado "anticonstituyente" pretendía impedirlo.

"Esta realidad que durante toda la campaña rechazó Rafael Correa ahora la está viviendo y está entrando en las mismas metodologías que antes rechazó", lamentó el catedrático Vladimiro Alvarez, pero reconoce, sin embargo, que enfrió los caldeados ánimos antes de la posesión.

Tras una meteórica carrera política, Correa logró en siete meses pasar de un virtual anonimato a ganar la presidencia, dejando en el camino a 12 candidatos presidenciales y a su rival en la segunda vuelta electoral, el magnate bananero Alvaro Noboa. Con la presencia de al menos nueve mandatarios y cerca de 80 delegaciones internacionales, el líder izquierdista asumirá el lunes su cargo para un período de cuatro años, en reemplazo de Alfredo Palacio.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?