| 2/15/2010 11:00:00 AM

Japón sigue siendo la segunda economía del mundo

Japón anunció el lunes que sigue siendo la segunda economía del mundo tras un crecimiento en el cuarto trimestre que superó los pronósticos de los analistas y mantuvo al país por delante de China.

Tokio  — El Producto Interno Bruto creció a un ritmo anual del 4,6% entre octubre y diciembre, agregó el gobierno. El pronóstico de 15 economistas sondeados por The Associated Press fijo la expansión en un 3,4%.

El PIB nominal japonés en 2009 sumó unos US$5,1 billones, por delante de los US$4,9 billones de China.

Los resultados reflejan cómo Japón se ha beneficiado con el plan de gastos extraordinarios del gobierno tanto en el país como en el resto del mundo, lo que ha fomentado el comercio internacional y persuadió a las familias japonesas a aumentar sus gastos.

El gasto del consumidor, que suma el 60% de la actividad económica japonesa, subió un 0,7% frente al trimestre anterior al aprovechar los consumidores los incentivos para la adquisición de vehículos y electrodomésticos. Además, las empresas comenzaron a invertir en fábricas y pertrechos.

"Comienzan a producirse claros entre los nubarrones", dijo el ministro de Hacienda Naoto Kan a los periodistas, según la agencia noticiosa Kyodo.

Empero, el panorama no es completamente prometedor cuando Japón se dispone a perder el escalafón de segunda economía mundial tras Estados Unidos, posición que ha ocupado durante más de cuatro décadas.

Los analistas pronosticaron que la demanda consumidora seguramente perderá fuerza, dificultando el crecimiento en los próximos meses. El problema queda agravado por el ciclo del descenso de los precios y salarios, junto con una merma de la población y la base fiscal.

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?