| 4/19/2007 12:00:00 AM

Japón lanzará vehículo a la Luna

La misión es un hito en los planes de Japón de acrecentar su programa espacial. Eso incluye un descenso en la Luna, y posiblemente, misiones tripuladas.

TOKIO _ Luego de una serie de demoras, Japón lanzará en agosto su primera sonda a la Luna a fin de explorar el cuerpo celeste más cercano a la Tierra y al mismo tiempo reestablecer su posición como uno de los principales países de Asia dedicados a la exploración espacial, tras los éxitos alcanzados por China.

JAXA, la agencia espacial japonesa, anunció la semana pasada que el lanzamiento de la sonda SELENE está programado para agosto --aún no se ha dado una fecha precisa-- desde la isla sureña de Tanegashima. La sonda será impulsada por un cohete H-2A, el pilar del programa espacial japonés.

El proyecto SELENE involucra colocar un satélite en órbita a una altura de unos 100 kilómetros (60 millas) y emplazar dos satélites más pequeños en órbitas polares. Los datos recolectados por las sondas serán usados para ayudar a investigar a estudiar el origen y la evolución de la Luna.

"Esta misión involucra la observación de la Luna en su conjunto, no de partes de ella", dijo Satoki Kurokawa, vocero de JAXA. "Se trata de un proyecto muy ambicioso".


Japón pasó al frente en Asia en material espacial al lanzar su primer satélite de la región en 1972. Sin embargo, China lo desplazó en años recientes y asumió el liderazgo acelerando la carrera espacial.

China lanzó su primera vehículo espacial tripulado en el 2003. Una segunda misión en el 2005 puso a dos astronautas en órbita durante una semana. Se proyecta otro lanzamiento tripulado para el 2008. Este año, China se propone también lanzar una sonda que orbitará la Luna.
 
AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?