| 2/3/2012 9:21:00 AM

Italia busca suavizar supervisión del FMI

Italia está discutiendo con el Fondo Monetario Internacional alternativas para suavizar los términos de la supervisión acordada el año pasado por el ex primer ministro Silvio Berlusconi, dijo el viernes una fuente cercana a las conversaciones.

MILAN - La tercera economía de la zona euro se vio obligada a pedir en noviembre del año pasado una misión de supervisión al FMI para aplacar las preocupaciones de los mercados sobre su solvencia y lograr una baja en los costos de su endeudamiento.

Sin embargo, el nuevo gobierno del tecnócrata Mario Monti ha logrado reducir parte de esas preocupaciones y ha reforzado el compromiso del país con las reformas y con una agenda pro crecimiento. "Italia y el FMI están discutiendo a nivel bilateral la posibilidad de modificar el mandato inicial de la supervisión (...) y que el monitoreo fiscal sea hecho bajo el proceso normal de supervisión del Fondo", explicó la fuente.

La misión de supervisión podría ser reducida a un monitoreo más rutinario en el marco del artículo IV del FMI, un control anual que hace el Fondo de las economías de todos sus países miembros. "Podría convertirse en una misión reforzada del artículo IV, adelantada en comparación con las fechas normales, considerando que la situación actual del país ha cambiado mucho desde noviembre", dijo la fuente, que pidió no ser identificada porque todavía no se había decidido nada concreto.

Italia se convirtió en el primer país del Grupo de los Siete en pedir una mayor supervisión del FMI, un procedimiento normalmente reservado a los países emergentes. El Tesoro Italiano evitó referirse al tema y en el FMI no había nadie disponible para realizar declaraciones.

Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?