| 3/23/2011 10:00:00 AM

Italia aprueba un decreto para proteger a las empresas nacionales

El Gobierno italiano aprobó hoy en Consejo de Ministros un decreto ley para defender a las empresas nacionales de sectores "estratégicamente relevantes" de las posibles entradas de sociedades extranjeras para hacerse con el control mayoritario.

Roma - Esta medida llega poco después de que el grupo francés LVMH llegase a un acuerdo con Bulgari para tomar el control de la casa italiana de artículos de lujo el pasado 7 de marzo y días después de que la empresa láctea francesa Lactalis se hiciera con el 29% de la italiana Parmalat.

Según refirieron las fuentes, los sectores "estratégicos" a los que se refiere el decreto son los de agroalimentación, defensa, energía y telecomunicaciones.

El texto del decreto incluye el principio de la "reciprocidad", que permitirá a las empresas italianas objeto de compra aplicar las mismas maniobras defensivas que estén en vigor en el país de la compañía que lanza la "opa", precisaron las fuentes.

Asimismo, el decreto prevé la obligatoriedad de emitir un dictamen preventivo en caso de que se produzca una opa sobre una empresa italiana.

Entre las normas del decreto ley se encuentra también la posibilidad para el consejo de administración de la compañía de convocar su asamblea de aprobación resultados o renovación de sus directivos en un plazo de 180 días desde el cierre del ejercicio 2010.

Esta posibilidad se extiende también a aquellas asambleas que ya hayan sido convocadas, informó la presidencia del Gobierno en una nota en la que explicó algunas de las disposiciones del decreto.

El ministro de Economía ha presentado al Consejo de Ministros otras posibilidades de intervención normativa que podrían ser incorporadas como enmiendas al decreto previa consulta europea, añade el comunicado.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?