| 5/28/2012 9:00:00 AM

Irlanda pide un último esfuerzo para ratificar en referendo el tratado europeo

El Gobierno irlandés alertó hoy del peligro de caer en la "complacencia" en los últimos días de la campaña del referéndum que se celebrará este jueves para ratificar el Tratado de la Unión Europea (UE) de estabilidad.

Dublín - Aunque las últimas encuestas dan a los partidarios del "sí" una considerable ventaja sobre los detractores, el alto número de indecisos puede dar un vuelco a las previsiones y provocar un resultado que afectaría a la marcha de la economía nacional, advirtió hoy el titular irlandés de Finanzas, Michael Noonan.

"Tenemos una larga historia de referendos en este país y las cosas pueden cambiar al final, así que el Gobierno no puede ser complaciente", dijo el ministro en referencia a los rechazos a otros textos de la UE.

Aun en el caso de que la mayoría del electorado irlandés rechace el tratado, esa decisión no impedirá que entre en vigor, pues solo se precisa el apoyo de doce países de la UE.

No obstante, Noonan insistió en que el "no" de Irlanda al nuevo texto comunitario obligaría al Ejecutivo a endurecer la política fiscal y presupuestaria en 2013.

"Es de sentido común pensar que la incertidumbre que crearía un rechazo resultaría en una revisión de las perspectivas de crecimiento para el próximo año. La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) dijo la pasada semana que vamos a crecer un 2 por ciento, lo que nos situaría a la cabeza de la tabla europea de crecimiento", señaló.

Recordó que, en caso de rechazo, Irlanda no podrá acceder a los fondos del Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera (ESM) cuando finalice en 2014 el rescate de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuantificado en 85.000 millones de euros.

"Si no tenemos acceso a ese fondo -añadió Noonan- tendré que acelerar las correcciones y preparar unos presupuestos más duros".

En 2008, los irlandeses ya rechazaron en una consulta popular el Tratado de Lisboa, aunque un año después dieron el "sí" a un texto modificado.

Fue el año del comienzo de la grave crisis económica que afecta a Irlanda, cuya verdadera magnitud no se conoció hasta mucho después, con la llegada en diciembre de 2010 de la intervención de la UE y el FMI.

En 2002, los irlandeses volvieron a aprobar en las urnas el Tratado de Niza, pero solo después de haberlo rechazado un año antes y obligar a introducir ciertos cambios en ese texto.

Ahora, a unos días de la celebración del referéndum, las últimas encuestas otorgan al "sí" un apoyo del 39 por ciento y un 22 por ciento al "no", mientras un 22 por ciento del electorado irlandés se declara indeciso y un 9 por ciento no tiene intención de acudir a las urnas. 

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?