| 9/26/2011 9:00:00 AM

Inversores evalúan nuevo jefe de UBS y esperan reforma

Los inversores de UBS aplaudieron la decisión del banco de elegir como presidente ejecutivo interino a Sergio Ermotti, después de que Oswald Gruebel renunciara tras una pérdida de US$ 2.300 millones, lo que deja la vía libre a una radical reforma.

Las acciones de UBS avanzaban sostenidamente. Ermotti ingresó a UBS en abril tras ser ignorado para el puesto principal en el banco italiano UniCredit.

"Ermotti no es quien le tiene más aversión al riesgo -solía realizar grandes operaciones (en Merrill Lynch). Pero él sí sabe cómo manejar el riesgo", dijo desde Ginebra un asesor de inversión que trabajó con Ermotti en el pasado. "Tiene la experiencia y está motivado".

Las acciones de UBS subieron a finales de la semana pasada por la esperanza de que la directiva de UBS decidiera una gran reestructuración. Subían un 3,75 por ciento a 10,5 francos a las 1210 GMT.

Gruebel, de 67 años, renunció el sábado al asumir la responsabilidad por el escándalo que generó la multimillonaria pérdida provocada por apuestas indebidas de un operador.

Pero se rumoraba que se había enfrentado con la junta directiva de UBS sobre la estrategia que había seguido el banco.

Fuentes cercanas a las negociaciones dijeron que Gruebel había querido mantener integrada la unidad de gestión de riqueza con la banca de inversión.

Se especulaba también que el jefe de la banca de inversión de UBS, Carsten Kengeter, sería quién se marcharía y no Gruebel.

El presidente de UBS, Kaspar Villiger, dijo que Kengeter y su equipo habían hecho un "trabajo excelente" para limitar las pérdidas por las operaciones no autorizadas.

"Gruebel no renunció, fue presionado. Pero quizás hubiera sido mejor si Kengeter y el jefe de riesgo hubieran pagado", dijo una fuente de UBS en la división de gestión de patrimonio.

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?