| 3/11/2011 6:00:00 PM

Interceptan barco que abandonó 32 pescadores en mar colombiano

Una embarcación de bandera nicaragüense que realizaba pesca no autorizada en aguas territoriales del Caribe colombiano fue interceptada por la marina tras dejar abandonados en el mar a 32 de sus tripulantes, informaron hoy fuentes de esta fuerza en Bogotá.

Bogotá - La motonave, con otros doce tripulantes, fue interceptada y abordada en las inmediaciones de la isla de Serranilla, precisó la Armada Nacional, que movilizó medios marítimos y aéreos para esta redada de interdicción.

La marina explicó en un comunicado que la operación comenzó el jueves con el avistamiento del barco intruso por parte de una de las unidades adscritas al Comando Específico del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

El pesquero, de nombre "Capitán Javi", realizaba actividades ilegales en el área con 32 tripulantes que estaban a bordo de 16 canoas, continuó la fuente.

Sin embargo, la embarcación emprendió la huida al advertir la presencia de un buque de la armada, añadió esta fuente, e indicó que los pescadores fueron rescatados posteriormente.

Las tropas que la abordaron encontraron en sus bodegas 1,5 toneladas de caracol pala, especie cuya pesca en el área está sometida a una veda permanente, lo mismo que dos sacos con langosta.

La armada indicó que el pesquero es remolcado hacia el puerto de San Andrés, adonde deberá llegar el sábado.

Los 44 tripulantes del "Capitán Javi", incluidos los pescadores rescatados, quedarán a disposición de "las autoridades de migración, marítimas y de pesca", señaló la marina de guerra.

La zona de la operación hace parte de una área cuya soberanía es reclamada por Nicaragua, que pidió a la Corte Internacional de Justicia de La Haya que delimite la frontera caribeña de su territorio con el de Colombia.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?