| 1/22/2009 12:00:00 AM

Intel despedirá entre 5.000 y 6.000 empleados

San Francisco.- Intel Corporation proyecta despedir entre 5.000 y 6.000 empleados de su sector manufacturero en momentos en que la empresa enfrenta una drástica reducción de las demandas de computadoras personales que ha dejado a sus plantas operando a menos de su total capacidad.

La capacidad es muy importante en el negocio de los semiconductores, pues los fabricantes de chips que no mantienen sus fábricas funcionando a plena marcha gastan gran cantidad de dinero en instalaciones que no se autofinancian. Un descenso en la utilización de plantas está reduciendo los márgenes de ganancia de Intel, y es una de las razones de que la compañía, con sede en Santa Clara, California, informó la semana pasada de un 90% de caída en sus ganancias del último trimestre de 2008,

Intel dijo el miércoles que intenta cerrar sus instalaciones de "prueba de ensamblaje" en Malasia, y en las Filipinas y cesará la producción en plantas de Hillsboro, Oregon, y de Santa Clara, en California, donde todavía se producen láminas de silicio.

Las plantas de "prueba de ensamblaje" son aquellas donde los fabricantes de chips envían las láminas de sicilio terminadas para ser rebanadas en chips separados. Esos chipos son colocados en envases individuales, y examinados para ver si funcionan sin problemas.

Las láminas hechas en Oregon y en California por Intel son más pequeñas que aquellas usadas para fabricar los chips más avanzados. Como las láminas son más pequeñas, eso significa que Intel no puede insertar tantos chips en ellas.

Intel dijo que serán afectados entre 5.000 y 6.000 empleos, pero añadió que algunos trabajadores podrían recibir otros cargos en la compañía.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?