| 7/4/2009 12:00:00 AM

Insulza gestiona en Honduras restitución de Zelaya

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, comenzó a gestionar el viernes de manera directa la restitución de Manuel Zelaya como presidente de Honduras pese a la firme negativa de permitirlo por parte del gobierno designado de Roberto Micheletti.

TEGUCIGALPA  — Insulza tuvo su primer encuentro con el presidente de la Corte Suprema, Jorge Rivera, quien le señaló que sobre Zelaya pesa una orden de captura.

"Insulza pidió que Honduras restituya en la presidencia a Zelaya, pero el presidente de la Corte le contestó contundentemente que hay una orden de capturarlo", dijo en rueda de prensa el vocero del tribunal, Danilo Izaguirre.

Añadió que el presidente de la Corte le presentó la documentación legal que sustentó la expulsión de Zelaya, quien prepararía su retorno al país para el domingo.

El mandatario derrocado ha sido advertido que de pisar suelo hondureño será detenido de inmediato para ser juzgado por delitos como traición a la patria, atentar contra la forma de gobierno democrático, abuso de autoridad, usurpación de funciones públicas y desobediencia a la Constitución.

Posteriormente se reunió con los candidatos presidenciales Elvin Santos, del oficialista Partido Liberal, y Porfirio Lobo Sosa, del opositor Nacional, los dos tradicionales del país.

Santos dijo lacónicamente a periodistas que "le explicamos (a Insulza) la situación que vive Honduras y que esperábamos una rápida solución a la crisis para continuar viviendo en paz".

También Insulza se entrevistó con líderes del izquierdista Bloque Popular, que agrupa a unas 30 organizaciones de obreros, maestros, campesinos, indígenas y estudiantes afines a Zelaya.

El secretario general de la OEA, que no ha hecho comentarios a la prensa, llegó al país poco después de que Tegucigalpa vivió nuevas protestas a favor de ambas partes.

El nuevo canciller Enrique Ortez dijo que están "satisfechos" con la visita de Insulza y que habían dado instrucciones para que se le abrieran las puertas, aunque no se tenía previsto ningún encuentro con Micheletti.

"Si lo estima oportuno, podrá negociar con nosotros, pero nuestra soberanía no se negociará jamás... Insulza puede negociar todo lo que quiera, menos la situación de Zelaya", dijo en rueda de prensa.

Zelaya fue depuesto el 28 de junio por las fuerzas armadas en medio de un rechazo de los otros poderes a una "consulta popular" que había convocado para ese día por considerar que la usaría para reelegirse pese a estar prohibido en la Constitución.

La embajada de Estados Unidos en Honduras manifestó el viernes su "profunda inquietud" por la suspensión de ciertas garantías individuales —como de asociación y circulación— durante el toque de queda impuesto por el nuevo gobierno.

"La embajada desea expresar su profunda inquietud sobre las restricciones impuestas por las autoridades a ciertos derechos civiles fundamentales y sobre los reportes de intimidación y censura a ciertos individuos y centros mediáticos", señaló.

"No hay posibilidad de sacar al país adelante por el camino democrático si la gente tiene acceso restringido a la información y derecho de expresar sus opiniones sin miedo de represalias", expuso la sede diplomática.

En la sede diplomática estadounidense está asilada desde hace tres días Xiomara Castro, esposa de Zelaya, y su hijo menor Héctor, de 18 años. Se desconoce el paradero de su hija Hortensia, de 24 años, y del hijo mayor del depuesto mandatario, Manuel, de 26.

El presidente nicaragüense Daniel Ortega dijo que habló con Zelaya, quien le dijo que el domingo regresaría a Honduras, una vez que Insulza haya presentado en la asamblea de la OEA reunida Washington un informe sobre su visita a Tegucigalpa.

Otros miles de seguidores de Micheletti se congregaron fuera de la casa presidencial, desde donde el mandatario designado les pidió "decirle al mundo que aquí no hubo golpe de Estado".

Entre gritos de apoyo, le dio la bienvenida a Insulza y le envío un mensaje "somos pacíficos, venga a enterarse de lo que aquí pasa".

Insulza dijo la víspera que llegaría a Honduras a hacer todo lo posible, aunque advirtió que "será muy difícil cambiar las cosas en un par de días".

La víspera, Micheletti dijo no tener "ninguna objeción" en adelantar las elecciones generales de noviembre como una salida a la crisis que enfrenta Honduras por el derrocamiento de Zelaya.

La comunidad internacional ha respaldado a Zelaya, con medidas como la adoptada por Guatemala, Nicaragua y El Salvador de cerrar sus fronteras terrestres por 48 horas, que ya se cumplieron.

La ministra de Finanzas del gobierno depuesto, Rebeca Santos, dijo en Chile que el golpe de Estado ya ha dañado la economía hondureña, con la decisión de los bancos Mundial e Interamericano de Desarrollo de congelar recursos por entre 300 y 450 millones de dólares, lo cual se podría traducir en más pobreza y una profundización de los efectos de la crisis internacional.

 


 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?