| 8/28/2012 1:00:00 PM

Inspectores de la deuda enfrentan dilema por Portugal

Los inspectores extranjeros encaraban el martes un dilema, pues aunque Portugal ha cumplido las condiciones pactadas para su rescate financiero, no tendrá ingresos suficientes para reducir su déficit presupuestario como prometió.

Lisboa. Portugal ha cumplido mayormente sus compromisos de reducir el gasto público y reformar su economía a cambio de un plan de rescate de 78.000 millones de euros (98.000 millones de dólares), pero la caída de los ingresos impositivos debido a la recesión indica que Portugal seguramente no podrá cumplir este año la reducción del déficit presupuestario al 4,5% del Producto Interno Bruto.

Por ello, los acreedores del rescate deberán otorgar a Portugal más tiempo para alcanzar esa reducción del déficit: una concesión que otros países de la eurozona no desearon ofrecer a Grecia.
Además, los inspectores quizá exijan más medidas de austeridad, lo que podría empeorar la situación económica de Portugal.

Aunque la de Portugal es una de las economías más pequeñas de las 17 naciones de la eurozona, sus dificultades podrían abrir un nuevo frente en la batalla de Europa contra la crisis financiera que atenaza el continente desde hace varios años.

Empero, la tasa de interés de su bono soberano a 10 años se mantuvo el martes en el 9,4%, un nivel prohibitivo e indicio de que los inversionistas temen que el país no pueda pagar sus deudas. En contraste, el interés del bono alemán a 10 años era del 1,4%.

Ni los funcionarios gubernamentales ni los inspectores de la deuda que representan a los acreedores —el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo— hicieron declaraciones el martes a la prensa. Los inspecciones durarán por lo menos 10 días y al finalizar emitirán sus conclusiones.

AP
                                             
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?