| 7/2/2010 6:10:00 PM

Ingrid Betancourt encabezó acto por aniversario de rescate

Entre los rescatados en la operación llamada "Jaque", estuvieron los contratistas estadounidenses Tom Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves, capturados por las FARC en 2003, al estrellarse la avioneta en que realizaban labores de monitoreo de cultivos ilícitos.

Bogotá.- La ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, al encabezar el viernes actos por el segundo aniversario de su cinematográfico rescate junto a otros 14 rehenes en manos de las FARC, llamó al jefe de esa guerrilla a reflexionar y dar muestras de voluntad de paz para Colombia.

Betancourt y los otros en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), fueron rescatados en un selvático paraje del sur colombiano el 2 de julio de 2008 por un grupo del ejército que se hizo pasar por una misión humanitaria que llegaba en helicóptero para prestarles asistencia.

Luego del rescate, hubo varias liberaciones unilaterales por las FARC, escapes de secuestrados y un segundo operativo del ejército, el 13 de junio último, en el que se rescató a cuatro rehenes, entre ellos el general de mayor antigüedad de la policía colombiana, Luis Mendieta. Fue la llamada operación "Camaleón".

Quedan en poder de la guerrilla al menos 19 uniformados.

El comandante Alfonso Cano, jefe de la guerrilla, "está en la disyuntiva de sacar a las FARC de ser una organización militar delincuencial al servicio del narcotráfico" o "volver a las FARC a lo que yo creo que sus fundadores quisieron que fueran: es decir, una opción para que Colombia sea la Colombia que soñamos", dijo Betancourt, de doble nacionalidad colombo-francesa.

"Creo que Alfonso Cano tiene que pensar en ello, entender el momento histórico que está viviendo...él tiene que tomar la decisión de qué quiere ser él y cómo quiere que sean las FARC", agregó. "Lo que los colombianos queremos es la paz".

Llamados similares han formulado en el pasado otros ex rehenes, aunque algunos han alegado que el Estado colombiano también debe hacer esfuerzos por reducir la brecha entre ricos y pobres, una de las razones alegadas para la persistencia del grupo insurgente, que data de los años 60.

Betancourt reiteró que de momento no se imagina regresando a la política.

Dijo que se puede "ayudar a Colombia de otras maneras y yo creo que hay gente que puede hacer las cosas mejor que uno...Ya veremos lo que Dios quiera, pero éste es el momento de hacer un alto en el camino". En el acto del aniversario, realizado en la escuela militar José María Córdova, al norte capitalino, Betancourt, junto al resto de los rescatados en los dos operativos, participó en una misa privada en la capilla militar y luego ofreció su conferencia de prensa, en la que no participaron los estadounidenses.

"La razón de estar acá es, primero, darle gracias a Dios de que nos bendijo con esta libertad, hacerle un homenaje a los hombres y mujeres (que) se jugaron su vida por traernos a nuestros hogares, darle esperanza a los que están en la selva y decirles: tengan fe y ustedes van a tener su momento de libertad", dijo Betancourt.

Betancourt está radicada en París y comparte su tiempo entre esa capital y Estados Unidos porque su hija mayor, Melanie, vive allí. "Fueron muchos años de secuestro. Yo creo que hay un proceso que todos estamos haciendo de reencontrarnos, de sanar heridas, de curar dolores. Entonces, es un proceso que toma tiempo", agregó Betancourt, quien había sido secuestrada en febrero del 2002.

 

AP

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?