| 8/27/2009 12:00:00 AM

Ingresos petroleros van a desarrollo tecnológico: Lula

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva afirmó el jueves que pretende invertir los ingresos que Brasil obtendrá de las cuantiosas reservas petroleras de mar profundo en el desarrollo científico y tecnológico del país.

BRASILIA  — El mandatario calificó de "sagradas" las inversiones en innovación tecnológica, educación y combate a la pobreza.

Las normas legales para la explotación de las reservas conocidas como "pre-sal" fueron anunciadas el lunes.

"Tenemos una deuda en el área de innovación tecnológica, y una parte de ese fondo tiene que ir a la ciencia y la tecnología", declaró el gobernante ante una congregación de empresarios y trabajadores. "Ese es el mayor valor agregado que podemos darle a la industria brasileña".

Se espera que el gobierno anuncie el lunes un modelo de explotación compartida de los pozos petroleros que podría contener reservas por entre 50.000 y 10.000 millones de barriles de crudo a 7.000 metros bajo la superficie marítima, debajo de una capa de sal corrosiva.

Bajo ese modelo, la estatal Petrobras explotaría los pozos con inversiones de empresas extranjeras.

"Yo veo esta cuestión del pre-sal como una oportunidad, sueño que de aquí a 15 ó 20 años este país estará industrializado, será socialmente justo y con una gran mayoría de brasileños en la clase media", expresó Lula.

Dijo que Brasil deberá también desarrollar su industria petrolífera para satisfacer las necesidad para explotar el crudo en aguas profundas.

"Vamos a necesitar 200 navíos propios, 40 sondas, no sé cuántas plataformas. Brasil tiene que tenemos una de las más modernas industrias petrolíferas del mundo para cubrir esa demanda", agregó el mandatario.

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?