| 4/12/2006 12:00:00 AM

Información y números de tarjetas de crédito se venden por internet

Los ladrones cobrab módicos precios que van desde menos de US$1 hasta US$170, ha publicado el diario de Gran Bretaña, The Times.

Bandas de ladrones de datos venden en Internet los números de las tarjetas de crédito y también informaciones personales de miles de ciudadanos británicos mensualmente, por módicos precios que van desde menos de US$1 hasta US$170, ha publicado el diario de Gran Bretaña, The Times.

Al menos 400 números de tarjetas de crédito se venden diariamente en la Red, junto con informaciones personales como fechas de nacimiento, nombre de la madre, etc, aseguró el periódico londinense. En foros de Internet, el número de una carta de crédito se puede comprar por menos de un dólar, mientras que los tres dígitos del código que figura en la parte posterior se pagan cinco dólares.

Información de seguridad adicional suele costar unos US$10 mientras que el número de identificación personal de una tarjeta de crédito ya sube un poco más y se adquiere por unos US$170. Los ladrones de datos no se limitan a tomar sus víctimas de entre los consumidores que compran productos on-line, dato que demuestra que ninguna empresa, ni las tradicionales ni las que trabajan a través de internet, está exenta del peligro.

The Times añadió que las bandas de estafadores en internet operan desde el este de Europa y el sureste asiático. Según 'Card Cops', empresa estadounidense que vigila los foros de la Red donde se comercia con datos robados, los británicos que se ven afectados por este fenómeno al día son entre 300 y 400. "Vigilamos cientos de foros pero no vemos a todos los operadores. Esa gente va de un foro a otro. Es un problema cada vez más creciente", declaró el responsable de la empresa, Dan Clements, al diario británico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?