| 8/31/2009 12:00:00 AM

Inflación de la zona euro es negativa en agosto

Los precios al consumidor de la zona euro bajaron por tercer mes seguido en términos anuales en agosto y este dato, junto con la reducción de las expectativas de inflación, refuerza las previsiones de que el Banco Central Europeo dejará sin cambios su tasa de interés.

BRUSELAS  - Los precios en el área de 16 países bajaron el 0,2 % este mes, según estimó el lunes Eurostat, la oficina de estadísticas de la Unión Europea (UE), tras una caída de 0,7 % en julio y una disminución de 0,1 % en junio.

Las proyecciones de los economistas encuestados por Reuters se habían centrado en una reducción de 0,3 % en agosto, pero algunos habían anticipado una disminución de 0,2 % tras los datos de la inflación alemana más fuertes de lo esperado divulgados la semana pasada.

"Pese al fuerte crecimiento que emerge en el segundo semestre del 2009, el BCE no subirá las tasas en el año en curso", dijo Christoph Weil, economista de Commerzbank.

En momentos en que los sondeos y los datos duros apuntan a una salida de la recesión en la zona euro en el tercer trimestre, los mercados especulan sobre cuándo podría empezar a ajustar la política el BCE, después de recortar el costo del crédito al 1% este año.

"Como se proyecta que la tasa de inflación siga contenida por un futuro previsible y el declive del crédito continúa a pleno, vemos un argumento fuerte para que la tasa (del BCE) se mantenga estable a lo largo del 2010", dijo Tullia Bucco, economista de Unicredit.

El BCE quiere que la inflación se mantenga algo debajo del 2 % pero Weil, de Commerzbank, prevé que el ritmo del crecimiento de los precios al consumidor pueda repuntar al 1 % a fines de año.

El banco se reúne el jueves para discutir las tasas de interés. El mercado no prevé cambios en el costo del dinero.



(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?