| 10/18/2007 12:00:00 AM

Inflación es tema central de campaña presidencial argentina

La mayoría de los economistas sostiene que la tasa real de aumento de precios ronda el doble de la cifra oficial, que acumuló un alza de 8,6% entre enero y septiembre.

Buenos Aires_ El constante aumento en el precio de los alimentos ha convertido a la inflación en el tema central de la campaña para las elecciones presidenciales del 28 de octubre en Argentina.

Mientras analistas y opositores denuncian que el gobierno manipula el índice oficial de inflación para hacer ver a la economía mejor de lo que realmente está, Carmen Domínguez busca sobras entre los tomates y papas podridos del mercado central para alimentar a sus ocho hijos.

"No tengo trabajo, así que vengo acá para conseguir comida", dijo Domínguez mientras perseguía con su hijo de siete años a un empleado del mercado Gustavo Valdez que se disponía a arrojar a la basura una maloliente mezcla de frutas no aptas para la venta.

La mayoría de los economistas sostiene que la tasa real de aumento de precios ronda el doble de la cifra oficial, que acumuló un alza de 8,6% entre enero y septiembre.

Los consumidores están de acuerdo: la semana pasada miles de consumidores realizaron un boicot al tomate, que había alcanzado los 18 pesos (5,60 dólares) el kilo, pero en la lista de precios que elabora el gobierno tenía un costo de 4 pesos (1,25 dólares).

"El gobierno miente sobre la inflación", aseguró Alicia Blanco mientras vendía cebollas y zanahorias en uno de los puestos del mercado. "Los precios subieron cerca del cien por ciento en el último año. La gente que solía comprar cinco bolsas de papas, ahora compra dos", agregó.

Los candidatos de la oposición han intentado capitalizar el temor popular a la inflación, pero el intento parece no haber hecho mella en la campaña de la primera dama, Cristina Fernández, quien aventaja por amplia diferencia a sus 12 competidores para los comicios.

Muchos votantes parecen considerar el alza de precios el costo aceptable del crecimiento del 8% promedio de la economía durante la gestión de Néstor Kirchner.

"La cantidad de personas que viene en busca de desechos se incrementó en el último año", dijo el guardia de seguridad del mercado Gustavo Valdez. "Los precios de todos los productos subieron. A la gente no le alcanza (el dinero) para llegar a fin de mes", agregó.

La inflación es un tema sensible para los argentinos, que todavía recuerdan los estragos causados por las crisis hiperinflacionarias de los ochenta y principios de los noventa, cuando el costo de vida superó el 4.900%.

Kirchner ha declarado que el índice oficial de inflación es "perfecto", desestimando las denuncias sobre la manipulación de las cifras para obtener rédito electoral.

Fernández se ha hecho eco de las declaraciones de su marido argumentando que la inflación no es una amenaza y que la economía se encuentra "en el camino correcto" tras la recuperación de la crisis de 2002.

Pero el ex ministro de Economía Roberto Lavagna ha hecho de la inflación el punto de ataque de su campaña presidencial.

"La inflación es una fenomenal máquina de crear pobres y de destruir la clase media", dijo el candidato.

 

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?